Aunque culturalmente sean naciones muy diferentes, por ejemplo Arabia es una teocracia desde que surgió como Estado y actualmente es una de las últimas cuatro monarquías absolutas del mundo y es un país que se adhiere completamente a los preceptos islámicos, con una de las interpretaciones más restrictivas de la Sharia, mientras que España es una democracia integrada en la Unión Europea. Arabia Saudita es un país muy relacionado con España en el aspecto de los negocios de infraestructuras, por ejemplo el tren de alta velocidad a la ciudad de la Meca.

Y nuevos contratos están siendo adjudicados a #Empresas españolas, como es el caso reciente de FCC Aqualia, que se anuncia como proveedora de servicios de "gestión integral del agua".

Anuncios
Anuncios

Asociada con lkhorayef Water and Power Company, empresa de Arabia Saudita, hace unos días anunció que ha obtenido un contrato que comprende la operación y mantenimiento de las dos plantas de tratamiento de aguas residuales más grandes en la famosa ciudad de La Meca.

Las instalaciones, ubicadas en Hadda y Arana, tratan un caudal medio de agua de 250000 m3, aunque tienen una capacidad máxima para tratar 375000 m3. El contrato tendrá una duración de tres años y cuenta con una cartera de negocio de 20 millones de euros.

La Meca tiene una población estable de 1,5 millones de habitantes, con un crecimiento considerablemente elevado durante las visitas de los peregrinos religiosos. Se estima que se producen alrededor de 13 millones de visitas anuales y que la afluencia máxima esporádica durante todo el mes de Ramadán (durante las fiestas de Hajj) es de entre 4 y 5 millones de personas.

Anuncios

Esta situación genera variaciones significativas en el flujo de agua desde el yacimiento hasta las plantas de tratamiento.

Con este nuevo contrato, que es el tercero desde que la filial comenzó a operar en la ciudad de Riad en el año 2011, FCC Aqualia ha logrado consolidarse firmemente en Oriente Medio, en particular en el mercado de Arabia Saudita.

El consorcio entre ambas empresas compartirá la responsabilidad de: operación y mantenimiento de las instalaciones y unidades de tratamiento, incluyendo talleres, laboratorios, instalaciones eléctricas, estado de las vías de servicio, sistemas de seguridad, abastecimiento, saneamiento, drenaje y proyectos dentro de las instalaciones; y el mantenimiento del medio ambiente de las instalaciones, el equipo de laboratorio y la gestión de los análisis que se llevan a cabo.

Este proyecto se inscribe en el marco del programa llevado a cabo por las autoridades de Arabia Saudita, que tiene como objetivo transformar y modernizar la gestión del ciclo del agua en el país; proceso que también se está realizando en el ámbito mundial en gran cantidad de países, en algunos casos dando lugar a críticas justificadas por el impulso privatizador de algo tan necesario como el agua. En este contexto, la empresa de aguas del estado saudí, Empresa Nacional del Agua, está mejorando significativamente el funcionamiento y el rendimiento del sector a través de la incorporación de empresas internacionales especializadas en la operación y mantenimiento.