El #Papa Francisco ha sido el primero en inscribirse electrónicamente al evento para jóvenes más esperado del calendario católico 2016: La Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en la ciudad de Cracovia, Polonia, durante el mes de julio del próximo año.

Como cada domingo tras rezar la oración mariana del Ángelus, asomado a la segunda ventana del segundo piso del Palacio Pontificio, frente a los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro; el Papa hizo un llamamiento oficial dirigido a todos los jóvenes del mundo, invitándolos a participar de este evento de carácter fraternal e internacional que permitirá reunirlos en un ambiente de alegría, reflexión y celebración de la fe.

Anuncios
Anuncios

Para ello deberán inscribirse de forma on- line en la página oficial del Sitio Web dedicado a la organización y planificación de estas jornadas.

Actualmente, muchos son los problemas que azotan a las generaciones más jóvenes de todo el mundo: la falta de trabajo, la carencia de oportunidades de futuro, las dificultades para acceder a una educación básica, la pobreza, la drogadicción, la delincuencia y los vicios, promovidos por una sociedad forjada en los inestables pilares del consumismo y el hedonismo; problemas que en ocasiones son los responsables de la pérdida de esperanza, de ilusión y espíritu de lucha, en muchos jóvenes que se encuentran desorientados y desmotivados.

El Papa Francisco ha hablado en numerosas ocasiones de la necesidad de promover un profundo cambio social que permita contrarrestar las consecuencias nocivas de "ese relativismo moral" y de la falta de cultivo de espiritualidad que abundan en las sociedades modernas, que fomentan el culto al "dios dinero", al "dios apariencia" y al "dios éxito", en lugar de incentivar la búsqueda de la razón de nuestra propia existencia como seres humanos, independientemente de las creencias personales o de la religión que uno practique.

Anuncios

La Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia 2016, será un evento de importancia internacional en el que precisamente se dará espacio a la expresión de los jóvenes del mundo, animándolos a que compartan, unos con otros; sus diferentes realidades, problemas, pensamientos, miedos y para que a su vez; se planteen posibles soluciones y proyectos, dando respuesta a sus necesidades e inquietudes.

Estas jornadas fueron fomentadas por el Papa Juan Pablo II, como una ocasión perfecta para enriquecer el espíritu de la Iglesia por medio de la juventud de los espíritus más jóvenes del mundo, quienes años después de la muerte de este Papa tan carismático, se darán cita para vivir este encuentro fraternal, en una de las ciudades más importantes de Polonia, el país que lo vio nacer.