La noticia ha causado un gran impacto en todo el mundo y ha reabierto el eterno debate sobre las armas en Estados Unidos. El hombre armado que abrió fuego dentro de un cine repleto de espectadores en Louisiana, al sur del país norteamericano, llevaba por nombre John Russel Houser. Y decimos 'llevaba' porque según ha revelado informes aportados por la policía, después de cometer los crímenes el hombre de mediana edad, podría haberse suicidado con una bala autoinfligida.

 A Houser se le acusan varios delitos, además de los cometidos en el cine. Presuntamente, el hombre de nacionalidad nortamericana habría estado amenazando a su familia desde hace más de siete años.

Anuncios
Anuncios

Esto se refleja en los documentos que han sido entregados a la Corte Suprema del país liderado por Obama, documentos que habrían servido en el juicio que no se ha llegado a celebrar.

El hombre, de 59 años, había sido separado de su familia con anterioridad, por lo que no era un desconocido para las autoridades del país, quienes le describen como un vagabundo "que tenía la intención de disparar y escapar,". A su muerte se le suman dos pérdidas más de vida aquel día en el Gran Teatro de Lafayette. Otras nueve personas resultaron heridas, de las cuales una quedó en estado crítico.

Houser y su esposa se casaron y vivieron juntos desde 1983 al 2012 según ABC News. La pareja dio por terminada su relación en el mes de diciembre de 2012; obteniendo su divorcio en marzo de 2015. Desde el año 2008 la familia de Houser ha estado presentando órdenes de protección temporal a favor del hombre, algo que también queda reflejado en documentos entregados a la Corte.

Anuncios

Los miembros de la familia afirmaron que lo que despertó la furia de Houser fue que éste no quería que su hija se casara y él exhibió un "comportamiento errático extremo" dejando claro que no se efectuaría ningún matrimonio, según los documentos. La esposa de Houser presuntamente "estuvo tan preocupada por el estado mental inestable de su esposo que eliminó todas las armas de fuego de su hogar".

La esposa dijo que él tenía un historial de enfermedad mental, como depresión, comportamiento bipolar. Mencionó que Houser tomaba medicamentos diariamente, pero en ocasiones se le olvidaba medicarse, lo que probablemente afectó su comportamiento.

Houser era de Alabama y no tenía ninguna conexión conocida con Lafayette, dijo la policía. El arma, una pistola calibre .40, se recuperó. Por otra parte, Houser fue descrito en un informe publicado en el día de hoy como alguien "con una serie de ideas de extrema derecha y fascinado por 'el poder del lobo solitario'".

Este hecho es de mucha preocupación; debido a que los tiroteos con varias víctimas ocurridos en lugares públicos de Estados Unidos suceden con una regularidad de dos semanas como promedio, por lo general, es ocasionado por personas que sufren problemas mentales y que no les cuesta nada hacerse a armamento ilegal, según un informe del diario Semana. #Crisis