El líder mexicano del cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera -más conocido como "El Chapo"-, consiguió escapar durante la pasada noche del sábado de la cárcel de alta seguridad del Altiplano, en el Estado de México, con la ayuda de un túnel de un kilómetro y medio.

La magnitud de esta obra de ingeniería no ha dejado indiferente a nadie. El pasadizo conectaba la zona de las duchas con una casa en construcción de la colonia de Santa Juanita. Según publica La Jornada, para construir este túnel -de 80 centímetros de ancho y 1,70 metros de altura- se requirió extraer un volumen de 2.652 metros cúbicos de tierra. Una cifra que sorprende, teniendo en cuenta que con tal magnitud de tierra se podrían llenar alrededor de 379 camiones.

Anuncios
Anuncios

El hueco que comunicaba con el pasadizo se encuentra situado bajo una trampilla del baño. Según recoge Milenio, el orificio es de unos 50 por 50 centímetros. Este comunica con un conducto de diez metros de profundidad, que desemboca en susodicho túnel.

Por otra parte, el túnel por el que "El Chapo" se fugó cuenta con iluminación y un “sistema de ventilación” a base de tubos de plástico. A lo largo de esta obra se encontraron instrumentos de construcción, tanques de oxígeno y combustible, entre otros objetos.

La segunda fuga del narco

El narcotraficante se escapaba así por segunda vez de una cárcel. Ya se había fugado de otro penal de máxima seguridad, el de Puerta Grande, el 19 de enero de 2001. Esa vez, en lugar de usar un túnel, se fugó dentro de una cesta con ropa sucia.

La cárcel del Altiplano, construida en 1990, tiene fama de ser una de las instituciones penitenciarias más seguras de México.

Anuncios

"El Chapo" ha conseguido lo que parecía imposible, franquear la seguridad de una cárcel de la que jamás había escapado nadie. En esta cárcel confluyen algunos de los criminales más temidos del país, como es el caso de Servando Gómez “La Tuta”, líder del cártel de los Caballeros Templarios, o Edgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”.

“El Chapo” fue detenido el día 22 de febrero de 2014 en el departamento 401 del Condominio Miramar, en el estado de Sinaloa. A pesar de que las autoridades mexicanas aseguraron que no existía la posibilidad de que el narcotraficante se fugara de nuevo, lo imposible ha tenido lugar.

Este suceso ha supuesto un duro golpe para el Gobierno de Enrique Peña Nieto. En una entrevista que tuvo lugar en febrero de 2014 y fue emitida por Univisión, el presidente mexicano expresó que sería “imperdonable” y “lamentable” que "El Chapo" volviera a fugarse de una cárcel. Según señaló Peña Nieto, el gobierno había tomado las “debidas providencias” para que algo así no ocurriera ya que “es una obligación que tiene el Estado mexicano”.

El gobierno mexicano ha emitido una alerta roja por la que “El Chapo” vuelve a convertirse en el criminal más buscado del país. #Drogas