Según una encuesta reciente 1 de cada 6 jóvenes daneses ha sido objeto de acosos o comentarios sexuales no deseados. De acuerdo con los resultados de una nueva encuesta realizada por Epinion en nombre de la emisora ​​nacional de noticias DR, uno de cada seis adultos danés afirma haber sido sometido a ataques sexistas.


En la encuesta, se definió "el sexismo cotidiano" como "trato diferenciado y el acoso por razón de género. Puede ser, por ejemplo tocar a alguien en el autobús o silbarle, pero también puede ser algo que se lleva a cabo en el consultorio del médico, en una floristería, o en el trabajo ". En total, el 17% de los encuestados dijeron que habían sido sometidos a sexismo cotidiano. Cuando los resultados de la encuesta se desglosan por edad, sin embargo, el estudio muestra que casi un tercio de los encuestados de entre 18 y 34 a 29% - respondió que sí a la misma pregunta.


Hubo una clara diferencia entre sexos también. En todos los grupos de edad, sólo uno de cada 14 hombres encuestados habían experimentado sexismo cotidiano. Esa cifra fue de uno de cada cuatro de las mujeres.


Irene Manteufel, jefa del Proyecto Sexismo Cotidiano en Dinamarca, dijo que ella y su equipo habían recogido más de 1.900 historias de las mujeres que detallan el comportamiento inapropiado. "Escriben sobre todo, desde los comentarios obscenos en la calle, los toqueteos cuando están de fiesta, e incluso acosos y acechos - tanto en su vida privada como en el lugar de trabajo", dijo a DR.


El profesor Kenneth Reinicke de la Universidad de Roskilde no está sorprendido por las cifras. "Muchos hombres sienten una especie de derecho a actuar de esta manera. No consideran que constituye culturalmente comportamiento inapropiado, creyendo que esto es algo que ellos tienen el derecho de hacer", dijo Reinicke DR.


Reinicke sostiene que los daneses no están haciendo lo suficiente para que el sexismo cotidiano se entienda y se frene. Incluso hay mujeres que dicen que es culpa de ellas por la ropa que llevan. Reinicke cree que lo principal es que las mujeres se sientan más seguras en el momento de avisar a los hombres cuando se pasan de la raya. "Algunos hombres sólo necesitan que se les diga que algunos de sus comentarios no son encantadores. Seguro que a ellos no les gustaría si su propia novia, hermana o madre recibiera este tipo de comportamiento", explicó Reinicke.
#Violencia de género