Mientras que el inicio de semana parecía alentador para Grecia, la reunión de ayer jueves celebrada por el Eurogrupo no llegó a un consenso.

Fue una audiencia de apenas hora y media entre el gobierno de Grecia y sus principales acreedores donde se ha evaluado la propuesta elevada pero la Troika no termina de aceptar algunas cláusulas.

Las principales objeciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) se resumen en 3 puntos. Por un lado el IVA, el FMI exige ingresos globales (mediante el IVA) del 1%, siendo que Grecia propone el 0,74 %.

El FMI podría negociar con respecto al valor del IVA aplicable a ciertos alimentos de primera necesidad que no lleven elaboración, pero tampoco aquí logran coincidir las partes.

El segundo desacuerdo se produce en lo fiscal o el Impuesto de Sociedades. La Troika no acepta un impuesto del 12% aplicable a los beneficios empresariales. Sin embargo sí están de acuerdo en cobrar, sobre los juegos de azar en internet, un impuesto del 30%.

Otro punto que entra en debate es el de las pensiones. Las instituciones acreedoras piden subir las contribuciones de los jubilados y elevar la edad de retiro. La propuesta no escatima en tiempo y solicita comenzar con estas medidas en julio, renunciando a los posibles derechos adquiridos de los futuros pensionistas.

Las mujeres fuertes del Eurogrupo no se mostraron optimistas al finalizar la reunión. Christine Lagarde, directora del FMI cree que todavía falta mucho por hacer y criticó el poco esfuerzo de Atenas para lograr un acuerdo.

Ángela Merkel no se ha quedado atrás, la canciller alemana percibe una sensación de retroceso en las negociaciones y ha pedido al gobierno de Syrisa agilizar y facilitar este trabajo. Wolfgang Schäuble, Ministro de Finanzas alemán, se ha sumado a la línea dura de sus colegas para pedir que Grecia tome medidas urgentes y comunique al país lo que está pasando al igual que sus consecuencias.

Poco ayudó al consenso que media hora antes de comenzar la reunión, Grecia diera a conocer su nueva propuesta al Eurogrupo. La escasez de tiempo fue considerada por la mayoría de los integrantes como una falta grave. El próximo martes 30 Grecia debería pagar al FMI 1.500 millones de euros, de no hacerlo entraría en estado de mora. El segundo compromiso vence el 20 de julio, día en que debe abonar al Banco Central Europeo (#BCE).

El país heleno debe cerca de 242.800 millones de euros, su mayor acreedor es Alemania. Desde el 2010 ha recibido dos rescates por parte de gobiernos europeos y el FMI, además de los bonos que le ha otorgado el BCE.

Alexis Tsipras, Primer Ministro de Grecia, comentó en Bruselas dentro de la cumbre de jefes de Estado y Gobierno que no se llega a un acuerdo por el “extremismo” del FMI, acusándolo de falta de flexibilidad que no permite que su país llegue a un nuevo acuerdo.

Quien presentó una actitud más conciliadora entre los mandatarios ha sido François Hollande, Primer Ministro Francés, al confiar que aún podría lograrse un acuerdo durante el fin de semana. Algunas fuentes aseguran que deudores y acreedores volverán a reunirse este sábado, mientras que otras ven imposible una nueva cumbre los próximos días. #Angela Merkel #Deuda