El MERS es el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio y está causado por un nuevo tipo de coronavirus que se detectó por primera vez en el año 2012. La OMS ya tenía en alerta a todos los países para que les fuera notificado cualquier caso de esta enfermedad, por lo que la llegada del MERS a Corea del Sur entra dentro de las posibles previsiones.

Hasta el momento, el brote de MERS en Corea del Sur se ha cobrado 9 víctimas y hay 108 casos confirmados, así como 3.500 personas en cuarentena. No existe vacuna para el coronavirus del MERS. La enfermedad fue descubierta en 2012 en Arabia Saudí y ha afectado desde entonces a al menos 1.218 personas y ha originado la muerte a 449, según datos recogidos por la OMS.

Anuncios
Anuncios

La mayor parte de afectados se han localizado en el país arábigo.

Los síntomas incluyen tos, dificultad para respirar, fiebre, diarrea y es común que los médicos encuentren que el paciente tiene neumonía. Si el MERS se hace más agudo puede causar fallos orgánicos y es común que las complicaciones por esta enfermedad afecten más a personas mayores o inmunodeprimidas. La tasa de mortalidad por el virus llega a superar el 30% según los datos que se disponen, aunque se han detectado un cada vez mayor número de casos asintomáticos.

Los afectados pueden contagiar a otras personas pero no está del todo claro cómo se produce ese contagio. Lo que sí parece es que es necesario un contacto muy cercano con el afectado por MERS para que se produzca, por lo que el virus se contagiaría probablemente por contacto directo.

Anuncios

Así, gran parte de los contagios de MERS entre humanos se han dado en los hospitales y en especial con el personal sanitario. Se cree que el reservorio de este coronavirus se puede encontrar en camellos aunque todavía no está del todo claro.

El brote de MERS de Corea del Sur es el mayor brote de esta enfermedad fuera de Arabia Saudí, un país que lleva desde 2012 lidiando con ella. De hecho en 2013 el gobierno saudita puso restricciones a los peregrinos que se acercaron a la Meca para evitar que el virus se propagara. Y fue en ese año cuando se informó de dos posibles casos en España, pero que no fueron confirmados tras una evaluación posterior. En definitiva, la OMS lleva varios años lidiando con el MERS debido a sus características, sin embargo la dificultad que parece tener para propagarse hace que la amenaza no sea elevada por el momento.

#Epidemia