Justo unos días antes del terremoto de Malasia del 5 de junio, un grupo de turistas subió al monte Kinabalu, donde se situó el epicentro del seísmo, y se desnudaron cerca de su cumbre a pesar de las indicaciones de los locales de que la montaña era sagrada y no debían molestar a los espíritus.

Tras el terremoto los miembros de la tribu Kadazan Dusun culparon a esos turistas por haber enfadado a los espíritus de la montaña y, con sus actos impudorosos, haber provocado su ira y consecuentemente el terremoto. El movimiento sísmico ocasionó desprendimientos en el monte Kinabalu y la muerte de 18 personas.

Pero estas creencias llegan incluso hasta los jefes de la región que han culpado directamente a los 10 turistas occidentales que se desnudaron en el Kinabalu y posteriormente subieron las fotos a las redes sociales.

Anuncios
Anuncios

No creen en las casualidades.

Cuatro personas permanecen arrestadas por haberse desnudado en la montaña. Son una inglesa de 23 años que fue arrestada en el aeropuerto y dos mujeres canadienses y un hombre danés que se entregaron poco después. Se busca también al resto de integrantes del grupo que se desnudó. Y parece que pueden tardar porque parecen estarse escondiendo.

Esta claro que no puede haber habido relación entre el nudismo de los turistas y el terremoto. Sin embargo, parece que la intención de al menos uno de ellos era la provocación. Uno de ellos, un hombre canadiense llamado Emil Kaminski y que subió las fotos de los desnudos, volvió a subir posts en Facebook indicando que se encontraba supuestamente en la ciudad de Tuwau e insultando a los que le buscan por desnudarse, provocando, a su vez, una reacción en su contra de personas de la zona pidiendo que le mataran antes de que saliera del país.

Anuncios

Kaminski no se encontraba en Tuwau y era sólo una estratagema para desviar la atención. Además llegó a insultar en Twitter al ministro de Turismo de Malasia, Datuk Masidi, llamándole idiota por relacionar el nudismo que hicieron en el monte Kinabalu con el terremoto. El ministro contestó que "se necesita un mono para llamar a otra persona mono". Kaminski continúa en busca y captura en Malasia junto al resto de turistas que no fueron arrestados.

Mientras tanto, la joven inglesa arrestada ya se ha disculpado y cree que fue un error desnudarse en el Kinabalu y hacer enfadar a las personas de otras creencias. Los cuatro encarcelados están a la espera de juicio y pueden enfrentarse a tres meses de cárcel o una multa según apunta la BBC. #Religión