La nueva Ley de la libertad de información de los Estados Unidos, ha sacado muchos "documentos secretos" interesantes a la luz, pero de entre ellos, destaca uno que pone en evidencia al Gobierno de los #Estados Unidos de manera muy clara.

Este informe, procedente de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), que en un principio pasó desapercibido para el público, fue rescatado por la organización Judicial Watch, encargada de vigilar y sacar a la luz los datos que las instituciones gubernamentales se esmera en ocultar.

En él podemos leer como el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, pronosticaba de manera milimétrica la situación política y militar internacional que actualmente se está produciendo, refiriéndose concrétamente a la situación de Siria e Iraq, y la implicación de las distintas potencias mundiales en este conflicto (Rusia, Turquía, China e Irán) y cuales serían sus acciones posteriores.

Según el documento, que había sido clasificado como secreto, se reconoce de manera implícita, la participación del gobierno de los Estados Unidos en la financiación y creación del Estado Islámico (ISIS), tras la desintegración de Al Qaeda en Iraq, también pronosticada por este informe.

Esta política de financiación de organizaciones islamistas fue llevada a cabo, tal como describe el informe, para "desestabilizar el gobierno de Bashar al-Assad" sin implicar al gobierno de Estados unidos de cara a la opinión pública, y así evitar entrar en conflicto directo con Rusia y China e indirectamente impedir que Irán pudiera implicarse en las guerras que se están produciendo en Oriente Medio.

En el archivo con fecha de agosto de 2012, también se reconoce la manipulación de las distintas facciones religiosas dentro del Islam, para aislar y enfrentar al régimen sirio con los países limítrofes, "asociándolo a grupos contrarios a Irán e Iraq". Anticipándose así a la situación actual ya descrita en este informe, en la que Turquía apoya a las fuerzas contrarias al gobierno sirio, permitiendo la introducción de armas libias en Siria de manera clandestina, mientras que las "fuerzas procedentes de Iraq atacan la frontera", ganando cada vez más territorio.

Con estas acciones, pretenden provocar una "guerra externa" entre China, Rusia, Irán y el gobierno de Siria por un lado, y por el otro el Estado Islámico, Turquía, los países del Éste y los estados del Golfo Pérsico, para poder realizar un llamamiento a la comunidad internacional y derrocar a Assad de una manera "Similar a lo que pasó en Libia".

Cabe destacar que a este informe tenían acceso la CIA, el FBI, el Pentágono, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y la NSA, que actuaron en bloque, y supongo siguen actuando, para propiciar la situación que este informe preveía.

Y aunque a muchos sorprenda el contenido de este informe, lo cierto es que bastantes personalidades de la política, prensa y ejército de los Estados Unidos, ya realizaron declaraciones anteriores confirmando el contenido del mismo. #Obama #Terrorismo