El diputado nacional Francisco De Narváez declinó su candidatura a gobernador de Buenos Aires, la provincia más grande de Argentina, como un gesto al PRO para que se una en una candidatura nacional al Frente Renovador del cual es parte. El lunes 8 será la fecha límite para la presentación de las alianzas electorales para las primarias de agosto.

Según informaron desde el FR, la baja fue con la intención de negociar con Mauricio Macri para unir ambas candidaturas y competir en las internas de agosto, para que en las #Elecciones generales de octubre haya una sola candidatura de la oposición para hacerle frente al candidato kirchnerista.

Anuncios
Anuncios

Una estrategia similar a la oposición venezolana que planteó a Henrique Capriles para competir contra Hugo Chávez. Desde el macrismo siguen negándose a esta opción ya que prefieren una candidatura pura y sin corrientes fuertemente peronistas.

De Narváez protagonizó un hecho de violencia reciente cuando agredió a Mario Casalongue, el director de la agencia periodística NOVA, quien había publicado una nota difamatoria en donde se hablaba de supuestas fantasías sexuales de la esposa del diputado, Agustina Ayllon. El repudio fue masivo y esta situación puede haber sido uno de los motivos por los que De Narváez haya tenido que bajar su candidatura.

El oriundo de Colombia, saltó a la fama nacional cuando en las elecciones legislativas de 2009 en la provincia de Buenos Aires venció, representando al PRO, a la candidatura que llevaba como principales candidatos al expresidente Néstor Kirchner, al actual favorito de las encuestas Daniel Scioli y al actual líder del FR, Sergio Massa.

Anuncios

El sistema argentino es federal, y por tanto cada provincia elige una determinada cantidad de diputados. Buenos Aires posee 70 diputados de 257 que tiene la cámara, los cuales se renuevan por mitades cada dos años, por lo que en esa ocasión se eligieron 35 diputados. De Narváez obtuvo 13 mientras que el kirchnerismo solo logró 12, la diferencia fue mínima pero el golpe mediático fue enorme.

De Narváez luego de su paso por el PRO se unió a la Unión Cívica Radical, pasando de la derecha al progresismo. Compitió por la gobernación bonaerense en 2011 perdiendo por casi 40 puntos porcentuales contra Scioli. Dos años después renovó su banca de diputado pero esta vez con un partido propio, sacando apenas un 5%. Su campaña se caracterizó por ser bastante violenta con carteles que solo decían "Ella o vos" haciendo referencia a la presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Ahora, estando en el Frente Renovador, quiere unirse también a la UCR y al PRO, partidos con los que ya ha estado y que demuestra los saltos constantes que dan los candidatos.

Anuncios

La democracia de masas en Argentina ha muerto, es difícil ver partidos estructurados sólidos en el tiempo y con votantes y candidatos fijos. Pasamos ahora a una videopolítica, una democracia de caras, donde los electores votan personas, y las personas hacen, deshacen, unen y desunen partidos políticos a piacere.