Muchos les dicen "negros", otros les dicen "vagos", yo les llamo "víctimas". Víctimas de su propia realidad y blanco fácil para el poder de turno. Porque desde la época de la vuelta de nuestra democracia, se han convirtieron en la "masa" que va a los actos y vivan al político. Esta práctica se intensificó en los años 90, y fue creciendo sistemáticamente hasta la el día de hoy. Donde fue explotado al máximo por el gobierno actual. Los llevan en autobuses previa toma de asistencia. Y si no van a los actos o movilizaciones, pueden perder lo poco que les dan.

El peso de la historia, las décadas perdidas, las promesas mentirosas y la frustración constante, les han inculcado "odio" a quien está un poco mejor.

Anuncios
Anuncios

En muchos casos son la fuerza de choque. Cuando es necesario: "a ganar la calle". Y también cuando es necesario: "él o yo".

Desde hace 15 años para acá, son progresivamente víctimas de los narcos. Porque controlan sus barrios, viven al lado o en la esquina y son las primeras víctimas de la inseguridad. Los narcos cooptan principalmente a la juventud. Quienes crecen en un contexto de hambre y exclusión. Un pibe mira la televisión. Y ve que para tener "onda", ser "triunfador" y levantarse a la "modelo", hay que tener plata. Y su realidad no ayuda. Tiene 10 hermanos y vive en un asentamiento. Nunca tuvo padre y su madre no tiene trabajo. Tuvo que dejar el secundario para trabajar. Tiene un trabajo informal, donde gana mucho menos que el salario mínimo y la posibilidad de "aspirar" a la modelo y al "triunfo económico" se aleja.

Anuncios

Se alejan las zapatillas caras, los sueños de vivir otra realidad y la vida. Y en un momento, se encuentra parado en el medio entre agarrar el libro, o el arma. Y el narco ofrece. Ofrece el triple de lo que ganarían en un mes de trabajo por un día, para estar en un búnker. Los narcos van reclutando soldados y dominan los asentamientos. La gente no puede hacer nada. Más que pensar en "aguantar" y que "Dios me ayude y no me lleven al pibe".

Según el candidato a presidente por el Frente Popular de Argentina, Víctor De Genaro, en Argentina hay "14 millones de pobres". Mientras que para el consultor Daniel Arroyo, "más de 8 millones de personas perciben algún tipo de subsidio social". Los subsidios sociales, deben ser pagados en su totalidad un par de años al principio. Con el correr de los meses, deberían irse reduciendo, como pasa en la mayoría de los países que lo tienen. Y mientras la persona se va capacitando. Para eso también está el Estado: para enseñar y educar. Cuando la persona consigue trabajo, debe seguir percibiendo el subsidio, hasta que se acomode.

Anuncios

Todo esto con controles puntillosos y responsables controles. Una vez que puede sostener un nivel de vida estable, ahí debe terminar de recibirlo. Lo que no tiene que pasar, es que "de por vida tengan el subsidio". Porque de esta manera no los ayudas (en ningún sentido)

En Argentina los distintos poderes de turno han logrado construir una política entorno a eso. Los necesitan, y necesitan que estén como están . Y mientras nosotros llegamos a casa, nos bañamos y prendemos la tele, hay mucha gente sufriendo y viviendo debajo de una tapera. Eso siempre hay que tenerlo en cuenta…





#Crisis #Drogas #Globalización