La organización clandestina marroquí Aswat (Voces contra la discriminación) ha presentado un informe en el que documentan cuatro casos distintos de arrestos a personas entre el 26 de febrero y el 22 de abril de este año por mantener relaciones homosexuales en Marruecos.

Aseguran que dos de los casos se dieron en Marraquech y terminaron con una pena de cárcel de ocho meses para una pareja y una multa de 1.000 dirhams a cada uno y con otra multa de 500 dirhams y cuatro meses de cárcel para otro ciudadano marroquí. Ponen especial énfasis en que "hay arrestos y juicios que suceden en secreto y sin que la opinión pública los conozca".

Anuncios
Anuncios

A raíz de este comunicado, individuos de todo el mundo se han fotografiado con el lema #Loveisnotacrime para apoyar al colectivo en su lucha por los derechos de la comunidad LGTBI. Iniciaron la campaña hace un año pero no tuvo mucha repercusión social en su territorio, por eso ahora instan a la comunidad internacional a participar.

Amnistía Internacional ha exigido varias veces a Marruecos que libere a los presos retenidos por su condición sexual y que elimine los preceptos legales que limitan estas libertades. Entre ellos, la calificación de la homosexualidad como un delito en el Código Penal, que estipula que quien cometa "un acto impúdico contra natura con una persona de su mismo sexo" puede ser sometido a penas de entre seis meses y tres años de cárcel.

Todavía mucho por hacer

La #Libertad sexual, a causa de su histórica y grave represión, tiene una evolución lenta en muchas partes del mundo.

Anuncios

No obstante, los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales se han incluido en la agenda internacional en poco tiempo y aunque todavía en 76 países tener una pareja del mismo sexo sea un delito penal, estas conductas son cada vez más castigadas en el ámbito internacional, algo que parecía imposible en las primeras declaraciones de derechos humanos. En junio de 2011 el Consejo de Derechos Humanos aprobó la primera resolución de Naciones Unidas relativa a la orientación sexual y a la identidad de género, que fue firmada por 85 países.

El informe sobre la homofobia de estado de 2013 es todavía desalentador, pero se destaca que estos dos último años serán "recordados como ´los de las leyes de matrimonio entre personas del mismo sexo´, que como una cadena se han ido extendiendo de continente en continente desde Latinoamérica (Argentina, Uruguay), a Europa (Francia, y muy probablemente Reino Unido), a Oceanía (Nueva Zelanda), llevando el número total de países en los que las parejas del mismo sexo se pueden casar a 14". Además asegura que no sólo estas uniones legales muestran el avance, sino que "el cambio se está produciendo de manera gradual en muchos países de todo el mundo como puede leerse en los artículos de Douglas Sanders (Asia), Eric Gitari, Linda RM Baumann, Rev. Rowland Jide Macaulay (África) y Tamara Adrián (Latinoamérica)". #Manifestación #Redes Sociales