En el año 2001 la ONU barajaba la cifra de 12.000, los #Niños que eran posibles víctimas del tráfico infantil al año en Nepal. El hecho de que entre Nepal y la India no se necesiten documentos para atravesar la frontera ha facilitado este espantoso y aterrador dato. Unicef ya está en contacto con la Policía y con las autoridades fronterizas para evitar en la medida de lo posible el tráfico de menores, abusos y violencia infantil.

La oficina que gestiona Unicef en Katmandú ha dado la voz de alarma, ya que estos datos se pueden ver incrementados debido al caos que sufre en este momento Nepal dando lugar al movimiento ilegal de niños.

Anuncios
Anuncios

Además de verse incrementado el número de niños y niñas víctimas del tráfico infantil, también destacan que problemas como la desnutrición, la cual ya era importante con casi un 40%, causando retrasos en el crecimiento, acaben agravándose más.

Virginia Pérez es la Jefa de Protección Infantil en Nepal de Unicef, ha explicado en una entrevista el hecho de que pueda haber niños que se hayan quedado sin padres y que deambulen de un lado para otro, que acaben en la India o en cualquier otro país. También hizo mención del problema del retraso escolar y de la falta de higiene, lo cual puede provocar graves problemas de salud entre la población infantil.

Pérez subrayó otro aspecto a tener en cuenta y es el trabajo infantil, ya era problemático pero ahora harán falta muchas más manos de obra para reconstruir las casas de los familiares, por lo que estos pequeños inocentes no lo van a tener nada fácil.

Anuncios

Unicef recalca que la vida de los niños del Nepal en este momento pende de un hilo.

Se aproxima la temporada del monzón

En una semanas empezará la temporada del monzón, por lo que las lluvias incrementarán el riesgo de contraer enfermedades e infecciones. También facilitará las inundaciones y deslizamientos de tierra.

Katmandú cuenta con trece campamentos improvisados donde malviven sobre 24.000 personas, entre ellos numerosos niños traumatizados todavía por la experiencia tan terrorífica que han tenido que vivir, más de 70 atormentadoras réplicas en dos días después del gran terremoto de mgnitud 7,9.

Aldeas Infantiles SOS, tienen en sus campamentos capacidad para atender a 500 niños a largo plazo, pero aún no manejan cifras oficiales de cuántos niños podrían haber perdido a sus padres. Según su director en Nepal, en este momento la prioridad es reunir a esos niños con sus familiares.

Se han abierto varias alternativas para poder ayudar a estos niños a través de diferentes ONGs españolas, en internet podemos encontrar toda la información. Si en alguna ocasión te planteaste ayudar a los más necesitados, este es el momento de actuar, miles de niños necesitan la ayuda de todas las partes del planeta para volver a soñar.

Si te ha interesado este artículo "compártelo" con tus contactos y dale a "Seguir" al principio de la publicación. #Tiempo