Hace unos días, el 27 de mayo, cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, luchadores contra la ocupación francesa de la Alemania de Hitler, entran en el Panteón de Hombres Ilustres de Francia, todo un honor para los habitantes del país vecino, aunque muchos han pedido que sea más igualitario, en aquello de que hay pocas mujeres (con las de ahora, dos, ya son cuatro) frente a 71 hombres.

Casi cinco meses después de los atentados contra Charlie Hebdo y los siguientes atentados antijudíos, François Hollande ha decidido que cuatro personas que rescataron al país de una de sus páginas más negras sean venerados en el Panteón, con una ceremonia laica, como es habitual en Francia, pero con una fuerte connotación de canonización (el Panteón fue iglesia, aunque reconvertida durante la Revolución en templo republicano). Y recuerda que 70 años después del final de la II Guerra Mundial vuelven los odios contra judíos, que provocaron el Holocausto.

Grandes personalidades de todas las ramas de la Cultura, la Ciencia o la Política forman parte del Panteón, desde geniales escritores como Victor Hugo, Alexandre Dumas, Émile Zola o André Malraux a científicos como el matrimonio Pierre y Marie Curie o políticos, unos 23, y unos 20 militares, casi todos ellos llevados al Panteón por Napoleón. El primer enterrado fue el Conde de Mirabeau, en 1791.

Las cuatro personas que formarán parte del Panteón son Jean Zay, que fuera Ministro de Educación que rechazó la Francia de Vichy y fue asesinado en 1944, de origen judío; Germaine Tillion, superviviente del campo de concentración de Ravensbrück y que luchó para que se conociera el Holocausto; Geneviève De Gaulle-Anthonioz, nieta del general De Gaulle que luchó contra la pobreza, y Pierre Brossolette, miembro de la Resistencia que fue torturado y asesinado por la Gestapo el mismo año que Zay.

Hollande eligió el 27 de mayo por que coincide con el 72 aniversario de la primera reunión del Consejo Nacional de la Resistencia, clave en la Historia de Francia, y por que este año hace 70 del final de la guerra en Europa con la caída del nazismo en Alemania. También coincide con el memorial judío de la Shoah, como se denomina el Holocausto en hebreo, que se conmemora cada 27 de enero.

Pese al enorme respeto que en Francia se tiene al Panteón aludido, las mujeres francesas son muy críticas con la escasísima presencia femenina en el mismo, que hasta hace pocos años sólo tenía una mujer, luego dos con Marie Curie (eso sí, enterrada junto con su marido Pierre) y ahora cuatro. Tampoco ayuda el nombre mismo del recinto, Panteón de los Hombres Ilustres, y la dedicatoria del frontispicio del mismo, “En reconocimiento a los grandes hombres de la Patria”.

Sugieren las mujeres francesas que allá haya grandes mujeres que lucharon en todos los ámbitos de la sociedad, no sólo las feministas. Aunque dos de las más solicitadas lo fueron, como la escritora y activista Simone De Beauvoir y Olympe de Gouges, redactora de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana durante la Revolución, que fue guillotinada por oponerse a los dirigentes revolucionarios que degeneraban en la gestión de aquello. Ante el Patíbulo, dijo su famosa frase, con absoluta dignidad: “Hijos de la Patria, vengaréis mi muerte”. #Unión Europea #Libertad