El budismo siempre tuvo como principio la no violencia en sus enseñanzas, pero algunos monjes de Sri Lanka, han sido acusados de crear problemas hostiles a otras religiones. En el templo de Colombo hay un monje de gran talla que se llama Galagoda Aththe Gnanasara Thero, que es el líder de una de las principales organizaciones de "Budista de mano dura".

Los ideales pacíficos del budismo que todos conocemos apenas pasa por la mente de Galagoda, él habla de su Budismo en términos muy parecido a como hablaban los nazis. Gran parte de los budistas de su templo son cingaleses y sus pensamientos son tan radicales como los suyos.

Anuncios
Anuncios

Su forma de hablar ha recalcado mucho sobre su pensamiento, dando a entender que el país en el que está pertenece a ellos, que su pueblo construyó todo y que son los blancos los que crean todos los problemas.

Esos pensamientos oscuros del Budismo no es nada nuevo en Sri Lanka, ya que una figura que era clave en el budismo a principios del siglo veinte era igual de "cortés". Su nombre era Anagarika Dharmapala, se dirigía a su raza como los "arios cingaleses" por que ellos creían que habían creado el paraíso en su isla, y que el cristianismo junto con otras religiones eran las culpables de convertir el paraíso de su isla en un infierno.

Podemos ver a la perfección como de parecido era su racismo al de los nazis, tal era su locura que en 1959 fue asesinado el primer ministro Bandaranaike a manos de un monje budista que seguía esos ideales que están totalmente fuera de lugar en el Budismo original.

Anuncios

En la remota ciudad de Aluthgama, tres personas murieron bajo los enfrentamientos que comenzaron los monjes que lideraban una manifestación contra los musulmanes. Varias familias musulmanas se quedaron sin hogar por culpa de los monjes, estas viviendas fueron quemadas y destruidas en su totalidad. No se sabe si el Dalai Lama tomara cartas en el asunto en Sri Lanka, pero debería hacerlo cuanto antes, ya que la ideología que están promoviendo con el Budismo en Sri Lanka es la errónea #Religión