El fiscal federal Marilyn Mosby dijo que la muerte de Freddie Gray de 25 años de edad, fue un homicidio, y su detención era ilegal. Los cargos van desde asesinato en segundo grado en el asalto. Los manifestantes aplaudieron cuando la fiscal hizo el anuncio.

Gray sufrió lesiones fatales de la médula durante su detención, lo que desató las protestas que se tornaron violentas. "Los resultados de nuestra investigación completa, exhaustiva e independiente, junto con la determinación del médico forense dictaminan que fue un homicidio... nos ha llevado a creer que tenemos una causa probable para presentar cargos criminales," la señora Mosby comunicó en una conferencia de prensa.

Anuncios
Anuncios

Las celebraciones estallaron a través de Baltimore después del anuncio. Los conductores hicieron sonar sus bocinas de los coches, y muchas personas salieron a las calles con los puños levantados en señal de triunfo.

El señor Gray murió como consecuencia de las lesiones sufridas mientras estaba esposado dentro de una camioneta de la policía de Baltimore, pero no restringido por el cinturón de seguridad - cuando estaba legalmente obligado a estarlo.

El alcalde Stephanie Rawlings Blake dijo que cinco de los oficiales se encontraban en custodia. Los oficiales fueron suspendidos después de la muerte de Gray. "Nadie en nuestra ciudad está por encima de la ley", dijo la señora Blake.

El conductor de la furgoneta, César Goodson, de 45 años, se enfrenta a la acusación más grave, asesinato en segundo grado.

Anuncios

Sr. Goodson se enfrenta a más de 30 años de prisión si es considerado culpable. Los otros agentes se enfrentan a cargos que incluyen homicidio involuntario, asalto y mala conducta.

Sra Mosby dijo que Gray no llevaba una navaja como se informó anteriormente por la policía. El sindicato de la policía defendió los oficiales y dijo que actuaron "con diligencia". El sindicato pidió un fiscal independiente, algo que Mosby dijo que no era necesario.

Después del funeral de Gray el lunes, estallaron disturbios en las secciones de West Baltimore. Alrededor de 200 personas fueron arrestadas y más de 100 coches fueron incendiados, 15 edificios destruidos.

Desde entonces, las autoridades municipales y estatales desplegaron miles de agentes de la ley adicionales y efectivos de la Guardia Nacional para mantener la paz y promulgaron un toque de queda en toda la ciudad. Estas medidas han traído una calma relativa a Baltimore.

El presidente Barack Obama respondió a las preguntas sobre los cargos en Washington, dijo que el proceso legal debe seguir su curso. La muerte de Gray es el último de una serie de casos de alto perfil donde los hombres negros han muerto después del contacto con la policía. #Estados Unidos