Las autoridades de la salud pública se ponen de nuevo en alerta tras el reporte de veintisiete nuevos casos del mortal y ya conocido virus del ébola, casos que se han ubicado en la zona fronteriza de Guinea-Bissau. Esta es una nación que cuenta con bajos recursos económicos y escasos centros de salud, lo que no hace sino aumentar la gravedad del asunto en cuestión. El gremio médico se encuentra preocupado tras la noticia y se desplaza al lugar donde se registró el nuevo brote de esta terrible enfermedad. Un golpe duro para la confianza en la lucha contra el virus, que ya que se esperaba tener bajo control tras los últimos avances en la investigación científica que tenían como fin evitar más víctimas mortales.

Anuncios
Anuncios

#Crisis



Guinea ha reportado un contagio masivo, con hasta veintisiete personas contagiadas por la epidemia en una semana, dato que alarma si lo comparamos con los siete  que el país contabilizaba en la semana anterior, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).


El gobierno de Guinea al igual que las autoridades públicas de la salud han activado los protocolos convenientes tras declarar un estado de alarma en el pais, dado que algunos de los casos registrados se encuentran peligrosamente cerca de la frontera del país, una de las zonas con mayor pobreza y desabastecimiento de centros asistenciales que no fomenta si no el contagio de la enfermedad y nuevos casos de afectados.


El doctor Sakoba Keita, es actualmente el dirigente de las organizaciones contra dicha epidemia. En el país ya antes mencionado, exclamó: Guinea estuvo “cerca de la victoria” en su lucha contra dicha enfermedad, y afirma que los nuevos casos son contratiempos para la nación.


La batalla contra este virus empezó en este país en diciembre del año 2013, y se ha ido expandiendo a las regiones vecinas. Actualmente se han seguido reportando casos en Guinea, Sierra Leona y África Occidental en lo que va de año del 2015. Es por ello que se le ha seguido prestando el apoyo internacional de esta región, con el fin de acabar consiguiendo un mundo sin ébola.