Un diputado conservador ruso ha solicitado al fiscal general de Rusia una investigación a Apple por la distribución de "propaganda homosexual" que puede ser recibida por jóvenes menores de edad.

Alexander Starovoitov, afirma que la publicidad que #Apple difundió en relación con el último álbum de U2, Songs of Innocence (canciones de la inocencia), es ilegal debido a su contenido considerado como condicionante a la hora de determinar la sexualidad de las personas. El político en cuestión es miembro del partido de derechas ruso LDPR (Partido Liberal-Demócrata de Rusia) y parece ser que no le ha sentado bien la portado del álbum que ha sido lanzado para mas de 500 millones de clientes de itunes a nivel mundial el 9 de septiembre de 2014.

La portada del álbum en cuestión fue tomada por el fotógrafo Glen Luchford y cuenta con el batería de la banda, Larry Mullen Jr, abrazando a su hijo de 18 años llamado Elvis, donde ambos aparecen sin camiseta. El grupo dice que la fotografía forma parte de una metáfora visual que compone el álbum en la que destacan el como aferrarse a la propia inocencia es mucho mas difícil que aferrarse a la inocencia de alguien.

A pesar de estas afirmaciones por parte del grupo responsable, Starovoitov no está de acuerdo. Por ello solicita la puesta en marcha de una demanda contra la compañía de Cupertino en la que esta pague una indemnización por daño moral. Ya que incide en que la caratula del álbum de U2 promueve las relaciones homosexuales.

Apple decidió regalar copias gratuitas del nuevo álbum de U2 a los usuarios de iTunes provocando una serie de reacciones significativas debido a que este se descargaba de manera automática en todos los dispositivos con una cuenta en dicho servicio. Por ello, muchas personas se quejaron en las redes sociales por este método que consideraban como un medio de promoción hostil e invasivo. #Ipad #Iphone

Por ello Bono reconoció que el método de distribución por descargas automaticas fue algo hostil y tras lamentarlo agregó que se dejaron llevar por lo que parecía ser una buena idea acabó desvirtuándose por una mezcla de megalomanía, un toque de generosidad, una pizca de autopromoción y un profundo temor de que esas nuevas canciones no fueran escuchadas.