El potente seísmo de 7,9 grados en la escala Richter que este sábado ha sacudido Nepal se estima que ha causado más de 2000 fallecidos, casi 5000 heridos y un patrimonio cultural e histórico incalculable, como la torre Dharahara, sepultado por los desprendimientos de rocas. Números escalofriantes que sólo recuerdan a la catástrofe de 1934, fecha en la que se produjo un seísmo que sacudió a la región asiática dejando una cifra de 8.500 pérdidas humanas.



El seísmo tuvo su epicentro a poco menos de 150 kilómetros al oeste de Katmandú, a medio camino entre China e India y la cordillera del Himalaya, donde se han registrado más cifras de heridos y fallecidos por desprendimientos.

Anuncios
Anuncios

En la India se calcula que han perdido la vida alrededor de cincuenta y tres víctimas y las autoridades chinas informan de la pérdida de al menos una docena de personas.

Por otra parte, el seísmo no había podido elegir peor momento para la suerte de los montañeros del Everest, donde acababa de comenzar la temporada de escalada y turismo. El Ministerio de Turismo ha confirmado la pérdida de una decena de montañeros, al menos 17 muertos y decenas de heridos, que no pudieron acceder a los campos bases de ascensión y se encontraban en el trayecto para ascender al monte. De las nacionalidades de los afectados, aún se desconocen datos.



La tragedia, alertan las autoridades de Nepal, está aún por llegar. Las réplicas al seísmo no paran de sucederse llegan incluso al 6,7 en la escala de Richter, provocando múltiples aludes en la zona del Everest y sus consecuentes heridos adicionales y desaparecidos.

Anuncios

Las autoridades médicas están al borde del colapso y son necesarios voluntarios que ayuden en las labores de búsqueda, sobretodo en Katmandú, dónde podría haber turistas y locales aún con vida bajo los escombros de edificios.

Los hospitales sufren el colapso absoluto con la llegada de heridos y cadáveres y empiezan a temer la escasez de suministros médicos para tantas víctimas.

India y China han proporcionado suministros médicos y un equipo de salvamento. Países como EE UU, Reino Unido o Pakistán han ofrecido ayuda. Que la tragedia no vaya en aumento está en las manos de todos. #Crisis