Catorce inmigrantes procedentes de Afganistán y Somalia murieron debido a que fueron atropellados por un tren mientras estos transitaban por las vías del ferrocarril que se encontraba en Macedonia. Según informaron fuentes policiales el pasado viernes, esta puede haber sido la mayor cifra de muertos por este tipo de accidente.

Las víctimas, que formaban parte de un grupo de entre 30 y 40 personas fueron golpeadas por el tren de pasajeros al norte de Veles, situado en el centro de Macedonia en torno las 20:30 del pasado jueves. El transporte cubre una ruta que va desde Salónica, al norte de Grecia, hasta la capital de Serbia, Belgrado.

 Varios inmigrantes y refugiados hacen esta ruta a pie desde Grecia hasta Europa occidental siguiendo las líneas del ferrocarril como guía a lo largo del kilométrico recorrido que tienen que seguir con la presión policial de por medio. A pesar de los peligros que pueden presentarse por el camino esta ruta es considerada como una de las mas seguras a la hora de ir de Libia a Italia a través del Mediterráneo, donde parece ser que se han ahogado más de 1300 inmigrantes en las últimas semanas.

Ivo Kotevski, portavoz de la policía, dijo que encontraron a ocho de los supervivientes ilesos y que tras comprobar su estado fueron detenidos y llevados a Veles para ser interrogados por el fiscal. Parece ser que los supervivientes restantes huyeron. La fiscal encargado del caso, Slavica Temelkovski afirma que las victimas del accidente tenían edades comprendidas entre los veinte y treinta años. Sin embargo no había información sobre quienes eran hombres o mujeres ni tampoco habían indicios sobre su identidad. Aun sin estos datos la fiscal dijo que los muertos serian enterrados en un cementerio musulmán situado en Veles. #Tráfico #Inmigración

Parece ser que este no es primer accidente de este tipo ya que los medios locales informaron de cinco accidentes parecidos que se cobraron la vida de 6 personas en noviembre y diciembre del pasado año.
Cada vez son mas las personas que arriesgan su vida para encontrar nuevas oportunidades en países mas desarrollados. Tal es su desesperación que muchos no dudan en jugarse la vida.