Ciudades destrozadas, hospitales colapsados y caída de los servicios de comunicación, ese es el resultado común tras un terremoto como el que se vivió el pasado sábado 25 de abril en Nepal, donde las víctimas se cuentan a millares. Un país desolado tras un seísmo que registró una magnitud 7,8 en la escala de Richter, el peor que se recuerda desde 1934.

Líneas colapsadas, falta de medios y de recursos. En estos momentos todo está bajo mínimos en un país donde la mayor parte de sus supervivientes han perdido su casa y a muchos seres queridos. Lo único que abunda ahora en Nepal es la desesperación y el desasosiego. Porque si suficientemente duro resultó el primer terremoto del sábado, no lo fueron menos las más de 40 réplicas que vinieron a colación de éste.

Anuncios
Anuncios

Una de ellas, registrada el domingo, alcanzó la magnitud 6,7, terminando de derrumbar las construcciones dañadas que a duras penas se mantenían en pie.

Las más de 3.500 víctimas mortales, que ya se contabilizan, es una cifra que, tristemente, se prevé que seguirá aumentando, pues aún muchos permanecen atrapados entre los escombros y los escasos medios, así como las adversidades climatológicas, están complicando las tareas de rescate. El número de heridos tampoco deja indiferente a nadie, porque ya van más de 6.500 personas. Los escalofriantes datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) en 2011 contaban que en el país había 2,1 médicos y 50 camas por cada 10.000 habitantes.

Víctimas y desaparecidos

Entre los fallecidos se encuentran también varios montañeros que escalaban el Everest cuando les sorprendió el seísmo en plena subida, provocando avalanchas que sepultaron los campamentos situados a diferente altitud, entre los 6.000 y los 8.000 metros.

Anuncios

La cifra de víctimas aquí asciende a 18.

Por otra parte, también el Ministerio de Asuntos Exteriores español se puso manos a la obra para localizar a los casi 500 españoles que estaban en Nepal en el momento de la catástrofe. De momento se sabe que 338 han sido localizados, y no se lamentan bajas, aunque aún 117 están en paradero desconocido. Sin embargo, podría haber más turistas que no hubieran registrado su presencia al entrar en el país. Los supervivientes irán siendo poco a poco evacuados. #Tiempo