El PRO se impuso en las #Elecciones primarias de la Capital Federal por el 47%, seguido muy de lejos por Energía Ciudadana Organizada (ECO) con un 22%. A poca distancia, el Frente para la Victoria cosechó un 18%. Muy lejos de este grupo está el Frente de Izquierda (FIT) y Autodeterminación y Libertad (AL), superando por poco el 2%. El resto de los partidos no logró superar el mínimo del 1,5% que la ley exige para participar en la elección general en Argentina.

Sin dudas, la interna del PRO fue la más caliente, con acusaciones de corrupción entre ambos bandos, pero finalmente, el Jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se impuso por el 60% a la senadora Gabriela Michetti.

Anuncios
Anuncios

Por el lado de ECO, el claro ganador fue el diputado nacional y ex Ministro de Economía del kirchnerismo, hoy en la oposición, Martín Lousteau, logrando un 80% frente a Ocaña y Borthagaray.

En la interna kirchnerista, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, se impuso con el 60% de los votos respecto de los otros seis candidatos. Tanto en el FIT como en AL, ambos partidos fueron con lista única, por lo que sus candidatos serán Myriam Bregman y Luis Zamora, respectivamente.

Es lógico pensar que Lousteau pueda conservar casi la totalidad de los votos que ha recibido ECO, ya que la diferencia con la que ganó le da un margen bastante amplio. La interna kirchnerista, por otro lado, fue bastante calmada, lo que da que pensar que también se mantendrán unidos estos votos. Sin embargo, la disputa del PRO fue muy fuerte, en donde la senadora acusó públicamente al Jefe de Gabinete de usar dinero público para su campaña.

Anuncios

Esto da que pensar que Larreta no podrá conservar la totalidad de los votos de Michetti que se trasladarán, muy probablemente, al candidato ideológicamente más cercano, Lousteau.

La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires requiere que para que una fórmula sea consagrada como ganadora debe obtener la mayoría absoluta de los votos, algo que no se está dando en esta ocasión. El PRO estuvo a 3 puntos porcentuales de obtener la victoria en primera vuelta, pero es lógico pensar que en la general pueda perder fuelle y quedar un poco más relegado, lo que le da esperanzas a Lousteau para intentar derrotarlo en un eventual ballotage.

El kirchnerismo, por otra parte, sigue teniendo dificultades para hacer pie en la Capital Federal, en donde está perdiendo poco menos de 10 puntos porcentuales respecto de la elección de 2011, algo que al PRO no le pasa factura ya que, en la misma elección, había sacado el mismo porcentaje que ahora, pero coronándose en ballotage venciendo, en ese entonces, al Frente para la Victoria.

Anuncios

Actualmente, el PRO es el principal rival del kirchnerismo para arrebatarle la presidencia, y ha dado muestras de solvencia nacional venciendo en Santa Fe y Capital Federal. Sin embargo, son dos distritos en donde el kirchnerismo siempre sacó pocos votos, mientras que la disputa principal se dará en la provincia de Buenos Aires, que posee casi un tercio de la población nacional, en donde el PRO no logra hacer pie, y con la particularidad de que su gobernador, Daniel Scioli, es el candidato a presidente que más mide en las encuestas y pertenece, en los papeles, al kirchnerismo.