Lo confirmaba ayer la oficina de prensa de la Santa Sede, dando a conocer las fechas oficiales de este viaje apostólico del #Papa Francisco, quien visitará  en el mes de julio de este año tres países latinoamericanos: Ecuador del 6 al 8, Bolivia del 8 al 10 y Paraguay del 10 al 12, acogiendo la invitación recibida en reiteradas ocasiones por los jefes de estado y  varios obispos de los respectivos países.

Su primera visita oficial a Latinoamérica tuvo lugar julio del año pasado, durante la Jornada Mundial de la Juventud 2013 organizada en Brasil, pero se trataba de un viaje ya previamente  planificado para el papa emérito Benedicto XVI.

Anuncios
Anuncios

Dada las circunstancias del momento y tras la renuncia de Benedicto, su sucesor Francisco fue el encargado de presidir el encuentro. Por tanto, en esta ocasión se habla del primer viaje apostólico a Latinoamérica, decidido y planificado por el propio Francisco, el primer pontífice jesuita y latinoamericano  de la historia. Una decisión  que como él mismo ha dicho, está centrada en la necesidad de llegar a todos, especialmente a los que más sufren.  

Este viaje causa una increíble expectativa  y emoción entre los millones de fieles que estarán pendientes de las actividades, celebraciones y misas que oficie Francisco en los lugares elegidos para  acoger su presencia y su mensaje. También fuera del marco religioso, la figura del papa causa un gran impacto a nivel mediático e internacional, debido a la profundidad de sus mensajes y la  claridad de su discurso, que reiteradamente apela a  un cambio por parte de políticos y responsables del poder.

Anuncios

Francisco llama la atención no sólo de fieles y religiosos, no sólo de cristianos o simpatizantes, sino también de personas que  ven las actuales injusticias sociales y escuchan la voz de un papa que se atreve a denunciar los propios problemas de la Iglesia que dirige, que habla sin tapujos de aquello que no funciona bien y que lleva un estilo de vida marcado por la sencillez de su personalidad. 

Latinoamérica es un continente azotado por la corrupción, la pobreza y la explotación de muchos de sus pueblos, prisioneros de un sistema económico y social que los asfixia. Francisco ha mantenido desde el principio y  a lo largo de su pontificado, un mensaje claro que proclama su ferviente deseo de construir "una Iglesia pobre para los pobres" y con este mensaje, el pontífice se prepara para visitar tierras latinoamericanas; tan sufridas, tan golpeadas, tan olvidadas y tan bien conocidas por él debido a sus orígenes latinos.



#Iglesia católica