Se trata de uno de los mayores fraudes educativos estadounidenses de la historia. Once profesores y funcionarios, entre los que se encuentra un director de colegio del Estado de Atlanta han sido declarados culpables por modificar las notas de sus alumnos durante varios años. En total, se calcula que han modificado las calificaciones de unos cincuenta mil alumnos, repartidos en 40 de los 56 colegios que hay actualmente en Atlanta.

El procedimiento era sencillo. Una vez recogidos los exámenes, empezaban a corregir y cuando veían respuestas mal contestadas, las modificaban. Así sus alumnos aprobaban y ellos cobraban pagas extras que los profesores perciben en función de los resultados que obtienen durante el curso académico.

Anuncios
Anuncios

Según los datos obtenidos de la investigación, en ocasiones también les decían a sus alumnos qué respuestas marcar el mismo día de los exámenes. Tal y como declaró una exprofesora llamada a declarar en calidad de testigo, "el fraude se produjo durante tanto tiempo que lo considerábamos parte de nuestro trabajo".

La investigación del suceso ha sido larga, un total de 160 testigos entre otros profesores, padres y alumnos que han tenido que pasar ante el juez para contar sus experiencias relacionadas con el suceso. El fraude fue destapado por un medio local que atendiendo a las estadísticas de los alumnos se dio cuenta que los resultados no eran posibles. Los profesores declarados culpables esperan ahora la condena que oscila entre los 5 y 20 años de cárcel para cada uno.

Presiones externas

Según algunos testimonios de profesores y exprofesores recogidos en la investigación, Beverly Hall, superintendente de las escuelas primarias desde el año 2009, presionaba constantemente a los docentes para que sus alumnos subieran las clasificaciones académicas.

Anuncios

Hall nunca pudo declarar ante el juez debido a una larga enfermedad que acabó con su vida el año pasado pero siempre mantuvo su inocencia, Aun así, muchos de los profesores implicados indicaron que ella les obligó indirectamente a llevar a cabo el fraude. #Educación