El gobierno de China estudia en estos momentos la construcción de esta vía férrea que uniría así a los dos países. La línea ya existente entre China y el Tibet se extendería en este caso hasta Nepal, según lo recogido por medios como El Economista.

Los políticos chinos verían con buenos ojos abrir al mercado turístico la meseta del Tibet, en un movimiento que da buena idea de los nuevos tiempos que corren para el gigante asiático. Los ingresos que podrían venir de esta nueva zona virgen prácticamente en cuanto a turismo compensarían la inversión necesaria en el proyecto.

El proyecto también tiene otras derivaciones que albergarían nuevos impulsos económicos, especialmente en el mercado agrario, donde los productos agrícolas y la industria agroalimentaria se beneficiaría de una zona con amplias posibilidades de crecimiento (recordemos que China sigue teniendo buena parte de su población en el sector agrícola).

Anuncios
Anuncios

Bajando de lo imaginario y las estimaciones, el proyecto en el plano de la realidad entraña complicaciones, ya que habría que solventar problemas, tanto por el terreno como por la altitud de la zona que habría que construir para realizar la obra de ingeniería. La velocidad en esas zonas, en cualquier caso no podría superar los 120 kilómetros por hora.

Si China confirma sus intenciones, la montaña más alta del mundo sería atravesada por un túnel no más allá del 2020.  Lo positivo para las autoridades de aquel país es que cuentan con experiencia en la construcción de estos proyectos, hace 9 años se inauguró una línea de cerca de 2.000 kilómetros que propició la unión del Tibet con el resto de China, la cual a día de hoy ostenta el record del mundo de altura, pasando por montañas de 5.000 metros.

Anuncios

Un proyecto de estas dimensiones daría todavía más énfasis a una China que gusta de los proyectos grandilocuentes como muestra del poder y la importancia mundial que ha adquirido en las últimas décadas, si a esto le sumamos el anteriormente comentado beneficio turístico y económico, tenemos un coctel atractivo para la administración de aquel país.