Bailar formando parejas del mismo sexo como medida de protesta por la diversidad sexual es quizá una medida adoptada solo por Uruguay, donde el tango y la milonga forman parte de su seña de identidad. Pero las medidas en defensa del colectivo LGTB (Lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) no son únicas ni de Uruguay ni del baile.

Han sido ya numerosas las ocasiones en las que ante un acto injusto, como la expulsión de dos chicas de una milonga por bailar juntas, la sociedad protesta con algún acto llamativo, a fin de demostrar que la libertad sexual es cada vez más aceptada. Ayudan, además, las redes sociales como Facebook o Twitter, que suelen ser las plataformas por las que se propagan estas convocatorias.

Anuncios
Anuncios

El año pasado ocurrió en Madrid y en Buenos Aires, donde después de que expulsaran a dos mujeres, en la capital argentina, y a dos hombres, en la española, por besarse, la sociedad convocó "besadas" a las puertas de los establecimientos de los que habían sido expulsadas las dos parejas.