Con el nuevo vídeo del caso sucedido en North Charleston (Carolina del Norte, #Estados Unidos), en el que el agente Michael Sleger disparó por la espalda al afroamericano Walter Scott, crece la indignación por el #Racismo norteamericano. Sleger había puesto sus ojos en Scott al descubrir que una de las luces de su auto estaba rota. Tras la huida del infractor por un terreno baldío, el agente apuntó al hombre que corría y le quitó la vida de dos disparos, sin contar con que oculto tras unos árboles el hecho quedaba registrado en vídeo.

Derrotada, la familia del homicida ha preferido no hacer declaraciones públicas, pero Walter Scott, padre de la víctima, le dijo a la cadena de televisión NBC que tras ver el vídeo se había derrumbado, "se me rompió el corazón".

Anuncios
Anuncios

Y añadió que de no ser por la publicación del vídeo, el delito habría sido puesto bajo la alfombra y Sleger estaría hoy impune.

Enterado de la noticia, el mayor Keith Summey declaró a la BBC haberse enfermado al conocer la historia sucedida el sábado 4 de abril, pero que apenas hasta ayer salió a la luz. "El vídeo es demostrativo de lo que ocurrió. Es el único testigo. Se llevará a cabo una concienzuda y justa investigación", anunció ayer el directivo a la prensa local. El victimario, quien increíblemente y pese a la evidencia del vídeo declaró que actuó en defensa propia (dijo que Scott había tratado de arrebatarle el arma y temió por su vida), enfrenta ahora proceso por homicidio agravado.

El hecho se suma a la cada vez mayor lista de casos en los que policías blancos matan a tiros a ciudadanos negros.

Anuncios

Y no deja de ser preocupante que el presidente Barack Obama, en el sexto año, de ser el primer presidente negro de Estados Unidos, ofrezca tan solo unas tímidas declaraciones en las que simplemente acepta que "hay un problema de desconfianza entre la policía y las minorías" de las que se debe ocupar.

Pero los muertos inocentes no son solo ciudadanos negros. El pasado 20 de diciembre, los agentes neoyorquinos Rafael Ramos y Wenjian Lui fueron tiroteados por un ciudadano negro en venganza por los negros que ha matado la policía. Hecho al que se sumó luego el asesinato del joven negro Michael Brown, quien cayó muerto a manos de un policía blanco.

Tras 47 años de la muerte del líder antidiscriminación Martin Luther King, cuya causa parecía haber extirpado el fenómeno de segregación racial en Norteamérica, el mundo se enferma hoy al ver imágenes como la de un reverendo negro izando un cartel con el clamor "How many more?" ("¿cuántos más?"), en una de las manifestaciones que sobrevinieron al asesinato.