Este 24 de abril se cumplieron 100 años del genocidio armenio, siendo conmemorado en distintos lugares del mundo. Más de 1,5 millones de personas murieron por la política de quienes gobernaban el Imperio en esa época, los Jóvenes Turcos, donde deportaron a toda la población armenia a través de marchas en condiciones extremas. Los que sobrevivían eran asesinados por los militares que debían protegerlos. Incluso, hubo casos de crímenes dentro del Imperio contra armenios acusándolos de rebelarse contra el gobierno.

Ya el 12 de abril el Papa Francisco había realizado una misa con miles de fieles para conmemorar este hecho al que calificó como el "primer genocidio del siglo XX".

Anuncios
Anuncios

Además, los presidentes de algunos de los países europeos más importantes, entre ellos Alemania, Francia y Rusia, se reunieron en Ereván, la capital de Armenia para condenar la masacre del Imperio Otomano y presenciar la canonización de las víctimas a cargo de la iglesia armenia.

En la Argentina, la comunidad armenia realizó numerosos actos, como conciertos, lecturas, muestras fotográficas y películas, y finalizarán el 29 de abril con un acto en el Luna Park. Han recibido un importante apoyo en este país donde han participado importantes figuras públicas, entre ellas el actor Ricardo Darín. El gobierno argentino reconoció el genocidio en el 2007.

Sin embargo, solo 21 países reconocen a estos hechos como un genocidio, aunque recientemente Alemania cambió su postura. Turquía, heredera del Imperio Otomano, sigue sosteniendo que no fue un genocidio debido a que aseguran que no hubo un plan sistemático para exterminar armenios y denuncia una supuesta doble vara al criticar que también murieron otomanos durante la guerra.

Anuncios

En sintonía con esta actitud, retiraron a su embajador del Vaticano cuando el papa habló de genocidio, acusándolo de discriminar y preocuparse solo por el pueblo armenio católico.

Con el argumento de que los armenios habían ayudado a las tropas rusas en la guerra con el Imperio Otomano, los Jóvenes Turcos ordenaron el arresto de 235 personas el 24 de abril de 1915, cifra que fue aumentando en los días siguientes, hasta que finalmente el gobierno ordenó la deportación de toda la población armenia. A través de una marcha de miles de kilómetros, la mayoría de los deportados murió de hambre y sed.

Si bien la mayoría murió en estas marchas, los militares que debían custodiar la marcha muchas veces robaban o violaban a los sobrevivientes, generalmente con bandas de asesinos y ladrones. Incluso, según el testimonio del espía británico, Eitan Belkind, 5 mil armenios fueron incinerados.

Pueden esgrimirse argumentos de que no fue un genocidio, pero la realidad es que millones de armenios fueron asesinados por el Imperio Otomano, por lo que Turquía, como heredera del Imperio, debe reconocer la situación y empezar a pedir disculpas por todo el daño que ha ocasionado. #Unión Europea #Terrorismo #Vaticano