Tras todos los movimientos habidos en los últimos meses en torno a Estados Unidos y Cuba, y anunciarse la normalización de relaciones entre ambos países, Cuba, se ha convertido en lugar de visita para los estadounidenses. Ya anteriormente a que el Gobierno de Obama normalizara estas relaciones, muchos de los famosos norteamericanos habían viajado al país latino.

Beyoncé, Naomi Campbell o Jack Nicholson, son tan solo alguno de los ejemplos de famosos que cuelgan en foto de varios restaurantes cubanos. Ahora, tras este acuerdo firmado el 17 de diciembre, una riada de visitas llega indistintamente.

El comediante Conan O'Brien hace escasos días, emitió el primer late night estadounidense realizado en la isla en cincuenta años. Además de añadir su foto a las de las ya visitas realizadas por famosos anteriormente al más famoso restaurante de la Habana "La Guarida", el showman, asegura que desea volver a la Habana en breve tiempo.

A toda esta propaganda realizada, se ha unido que varias compañías aéreas, que están organizando y aumentando los vuelos chárter con dirección a la isla, desde varios puntos de EEUU, incluido New York. Se debe tener en cuenta, que todos estos viajes, deben de ser por alguno de los motivos acordados entre ambos países. En su día se acordaron12 categorías, como pueden ser el tema religioso o cultural, que son los que más se están empleando, para encubrir estos viajes de ocio y vacacionales como turistas.

De momento se espera poder ofrecer en breve, viajes regulares a Cuba. Estos medios, solo son para la gente que desea ir de turista, porque los que no tienen problema para viajar, son los políticos, que tras la normalización de diciembre, no han dejado de ir a la isla... senadores, congresistas e incluso gobernadores.

Todos los que han visitado Cuba desde esta fecha clave, coinciden, en la buena reacción que ha tenido el pueblo cubano con ellos. Añaden, que les recibieron con los brazos abiertos y alegres. Otros por su lado, opinan lo contrario a este acuerdo, considerando que hasta que no se levante el embargo, muchos estadounidenses, no podrán conocer esa alegría de la isla y pronostican un fracaso de Obama en este hecho.