El viernes pasado era asesinado a tiros el líder de la oposición Boris Nemtsov frente al Kremlin, algo que se sigue investigando a día de hoy y aunque la policía rusa ha dicho que está cerrando el cerco a los posibles asesinos, tienen pocos indicios de los criminales.

El jefe de la seguridad nacional, Alexander Bortnikov ha declarado que se conoce poco sobre los sospechosos, pero que están barajando algunos nombres, pero deben tener más pistas para poder inculparles de un crimen como este. La testigo principal del caso, la modelo que iba acompañando a Nemtsov, ha declarado que no vio en ningún momento a los asesinos, por lo que se hace más difícil todavía la identificación de estos.

Anuncios
Anuncios

El propio presidente Vladímir Putin ha condenado esta acción diciendo que hay que erradicar todo tipo de violencia y sobre todo aquella que busca desequilibrar el buen hacer del gobierno ruso, haciendo mella en su política y retándola al hacerlo en el propio centro histórico de la capital.

El líder ha pedido a todas las autoridades una mejora en las investigaciones de estos crímenes que afectan directamente a su partido y al propio país ya que puede manchar la imagen de Rusia. En este comunicado ha confesado que quiere que se realice “un cambio radical” en este tipo de acciones para librar al país de asesinatos o crímenes de esta índole, no solo los que ocurran en el presente, sino también aclarar aquellos que han ocurrido años atrás y que siguen sin resolverse.

Según los datos ofrecidos por el mismo presidente, los extremistas han ido ganando terreno, manejando a la sociedad más vulnerable, haciendo que el crimen y los delitos crecieran un 15% en lo que va de año.

Anuncios

Algo que puede estar relacionado con los problemas que está teniendo el gobierno ruso para controlar el nacionalismo exaltado que se está dando en Ucrania y que afecta no solo a sus ciudadanos sino también a las relaciones con otros países y a su propia economía.

En la otra cara de la moneda ven claro que el crimen ha sido perpetrado por el propio Kremlin o al menos eso piensa la madre del líder opositor asesinado, destacando el día siguiente de su asesinato, que su hijo siempre ha luchado por los intereses de Rusia, defendiendo su punto de vista y respetando las opiniones de sus contrarios.