Frenar la contaminación, llevaba siendo una preocupación desde hace meses en la capital de Francia. Varias ideas se barajaron para llevar a cabo y al final a partir de este lunes, se han tomado decisiones definitivas.

París ha impuesto el tráfico alterno. Para evitar también la contaminación, han decidido poner gratuito el transporte y apacamientos públicos hasta que la polución vuelva a sus indices de normalidad durante los fines de semana.

Esto conllevará motivar a los conductores habituales, a dejar sus coches aparcados y moverse en transporte público. A menos coches en las calles, menos polución. Asi que a partir de este lunes en la capital de Francia solo podrán circular la mitad de los vehículos privados, dependiendo de su número de matriculación.

El lunes, circularán por las vías los números pares y el martes los impares y así sucesiva y consecutivamente. Este nuevo sistema, deja fuera a los coches híbridos o eléctricos, que no provocan suciedad al medio ambiente o bien los coches que transporten como mínimo a tres personas. El transporte y estacionamiento gratuito durante los fines de semana, se prolongará hasta los lunes.

Las medidas a seguir para paliar la contaminación pasa por varias medidas, que con este método se espera lograr. Reducir el limite de velocidad, gratis los aparcamientos municipales o abaratar el uso de las bicicletas municipales, que unido al sistema aplicado, ayudará a reducir la polución que cubre la ciudad de las luces.

Todas estas nuevas normas, afectan a París y 22 comunas más. Osea, practicamente todos sus alrededores. Estas medidas tan drásticas, han sido totalmente necesarias, pues con la escasez de lluvias y la alta densidad de población de París (superior a 10 millones de habitantes), se han vuelto a desorbitar los índices de densidad y suciedad del aire parisino, estando en alerta durante toda esta semana pasada.

Esta iniciativa ya se considero hace algunos meses ante otra oleada de contaminación, por parte de la alcaldesa de la ciudad Anne Hidalgo, pero François Hollande, consideró, que estas medidas no se podían establecer de un día para otro.

Ahora, y con toda la población avisada con antelación suficiente, el proyecto, ya se ha hecho realidad y solo queda esperar por cuanto tiempo será necesario, lo que dependerá del tiempo que tarde todo en volver a unos índices no peligrosos para la población.

Este sistema, fue estudiado por Madrid, cuando hace unos meses y coincidiendo con París en alcanzar el máximo de polución, se debía tomar medidas de protección. Ahora nuestra capital, de momento, esta controlada, pero quien sabe, si no deberemos implantar algún método de este tipo.