Francia acaba de vivir un momento histórico con la aprobación en la Asamblea Nacional del derecho de sedación terminal en todos los pacientes por una amplia mayoría (436 votos a favor contra 34), si bien no es lo que muchos enfermos querían es un gran paso en el camino a la aprobación de la #Eutanasia, es difícil cuando hay una gran mayoría conservadora dar dos pasos seguidos, pero en el día de ayer se dio el primer paso hacia una muerte digna.



Gracias a esto ahora todos aquellos pacientes que quieran aliviar su sufrimiento a la hora de morir podrán hacerlo legalmente, la Asamblea Nacional también recoge el derecho de los familiares cercanos a solicitar la sedación en el paciente, siempre que el enfermo haya seleccionado a esa persona para decidir su tratamiento.



No se han hecho esperar las declaraciones de la Ministra de Sanidad, Marisol Touraine que fue la precursora de esta iniciativa junto al que actualmente es el primer ministro francés Manuel Valls: "Los grandes avances en materia social son los avances compartidos y aceptados por una gran mayoría de la población".


Ahora el debate tiene un punto de vista diferente dependiendo de si miras a la derecha o a la izquierda, mientras los partidos de izquierdas franceses y los ecologistas defienden que la medida es una decepción y que aun hay un largo camino hasta lograr el derecho a morir practicando la eutanasia, los de la derecha conservadora defienden que este es un gran paso que debería quedar aquí ya que consideran que el derecho a morir sin sufrimiento no debería evolucionar al decidir cuándo morir.



La memoria colectiva española tendrá a recordar la figura de Ramón Sampedro y de como su amiga Ramona Maneiro le practicó la eutanasia que "consiste en provocar la muerte de otro por su bien" en el año 1998, hay que recordar que en España la eutanasia esta penada por ley, y el ver como un país como Francia ha dado un gran paso hacia su aprobación con la salida adelante del derecho a la sedación terminal reflexionamos y vemos en un futuro próximo el derecho a decidir como queremos morir.


Lo triste son todas aquellas personas que actualmente desean la eutanasia y tal vez para cuando se apruebe la eutanasia hayan pasado un terrible sufrimiento hasta su muerte, y es que la vida es corta y muchas leyes nos sobreviven, pero tal vez llegara el día que uno de nosotros desearía que esto no fuera así y la ley que prohíbe la eutanasia haya sido sustituida por aquella que lo permita, porque puede llegar el día que seamos nosotros quienes queramos morir honrosamente en vez de seguir sufriendo.