La noche del pasado domingo, hombres armados atacaron el tren de carga conocido como 'la Bestia', en el que viajan inmigrantes buscando llegar a la frontera sur de los Estados Unidos de Norte América. En el atraco murió un menor de edad, uno más fue herido y tres más desaparecieron; todos eran de origen hondureño.

De acuerdo a una fuente de la fiscalía del Estado mexicano de Puebla, "un grupo de seis hondureños fue sorprendido por diez sujetos" armados que abordaron el tren cuando éste atravesaba el estado de Veracruz; ofrecieron sus 'servicios' de 'coyotes' (traficante de personas), para pasar a los inmigrantes de manera clandestina a los Estados Unidos.

Anuncios
Anuncios

Tras horas de recorrido, al llegar a la altura del municipio de Azumbilla (Puebla) y no tener éxito con la 'oferta de sus servicios', los delincuentes sacaron sus armas para asaltar a los inmigrantes.

Durante el ataque, la mayoría de los indocumentados alcanzaron a saltar del tren, desafortunadamente los delincuentes mataron a uno de ellos que contaba con tan solo 17 años de edad, a otro lo hirieron de bala en la cabeza.

Tragedias como ésta no son hechos aislados ni mucho menos nuevos. Día a día, cientos de miles de migrantes abordan el tren llamado 'la Bestia' exponiéndose al peligro de extorsiones, secuestros, robos o, como en este caso, asesinatos perpetrados por los grupos delictivos.

Mientras los inmigrantes están expuestos a peligros como el descrito, en su recorrido por territorio mexicano muchos reciben ayuda de familias y miembros de las comunidades que les proporcionan alimento, refugio, ropa, atención médica y medicamentos, en la medida de sus posibilidades.

Anuncios

Aunque la gran mayoría de estas familias son pobres, sus integrantes se prestan como voluntarios para ayudar a los inmigrantes y asegurarse de que tengan un lugar seguro para permanecer mientras esperan la llegada del próximo tren, el cual puede tardar en llegar varios días.

Ante hechos como éste, el gobierno mexicano ha sido criticado fuertemente por su enfoque relajado frente a las innumerables instancias de violaciones de los derechos humanos y abusos con respecto a los inmigrantes centroamericanos.