Lufthansa ha iniciado una serie de cambios relacionados con las políticas de seguridad en todos sus vuelos, posteriores al trágico siniestro en los Alpes franceses del avión Airbus 320 de Germanwings, aerolínea perteneciente al grupo alemán. En los últimos anuncios emitidos por la empresa, se ha informado sobre la creación de la figura "piloto jefe de seguridad" y de la permanencia obligatoria de dos personas en la cabina de pilotaje durante las horas de vuelo.

De acuerdo a un comunicado emitido por Lufthansa, se informó que el "piloto jefe tendrá la responsabilidad de examinar y modificar las reglas de seguridad, supervisar el trabajo de quienes ocupan la responsabilidad equivalente en las demás líneas aéreas del grupo, es decir: Germanwings, Swiss, Austrian Airlines. Además de ser el responsable del seguimiento de los exámenes y posterior capacitación de perfeccionamiento de todos los protocolos relacionados con la seguridad de los vuelos". En este mismo anuncio, se dio a conocer que el comandante Werner Maas, será el "piloto jefe de seguridad", quien reportará todas sus acciones a Carsten Spohr, presidente Lufthansa.

Otra de las nuevas normativas de seguridad que ha sido divulgada por la casa matriz de las aerolíneas alemanas, siguiendo las recomendaciones de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), es la regla obligatoria de permanencia en la cabina de pilotaje de dos miembros autorizados de la tripulación. Es decir, en caso de ausencia del comandante o copiloto durante el vuelo, un miembro de la tripulación autorizado deberá estar con el piloto que permanezca en la cabina.

Anuncios
Anuncios

Esta acción es una de las respuestas inmediatas en materia de seguridad, luego de constatar a través de exhaustivas investigaciones que el vuelo Germanwings 4U9525, fue estrellado intencionalmente por su copiloto, al quedarse solo en la cabina de pilotaje durante unos minutos, mientras el piloto acudía al baño. Información confirmada por el fiscal de Marsella, encargado del caso al asegurar: "el copiloto Andreas Lubitz, de 28 años de edad, tuvo la voluntad de destruir el avión, no se puede considerar que fuera un accidente, ni hay ningún elemento que nos haga pensar que se trata de un atentado terrorista".

Ante estas nuevas medidas de seguridad en los vuelos, aún queda como asignatura pendiente para Lufthansa y el resto de las aerolíneas su pronta respuesta sobre un seguimiento más periódico a los exámenes psicológicos a los que son sometidos sus pilotos.

Anuncios

Actualmente la normativa establece que las aerolíneas comerciales deben realizar a sus pilotos exámenes médicos una vez al año y cada seis meses, luego de los 40 años.

En este contexto, el presidente de Lufthansa reconoció que luego de su formación los pilotos no continúan con pruebas psicológicas en profundidad, declaración que abre un profundo debate sobre el tema, y del que se esperan prontas acciones que garanticen en todo momento el buen estado psicológico de los profesionales de la aviación y un constante seguimiento profesional que certifique esta condición.