Hace pocos años, unos hechos terribles, inconcebibles en Occidente, conmocionaron al mundo: en un autobús de Nueva Delhi (India), en 2012, la joven Jyoti Singh, de 23 años, fue salvajemente violada por seis hombres. Quedó malherida y murió pocos días después. Ello provocó manifestaciones multitudinarias en favor de las víctimas, entre ellas el propio novio de Jyoti, agredido por aquellas bestias humanas.

Ahora son juzgados los culpables, en un juicio que divide a la sociedad hindú, ya que la mayoría de hombres y una parte de las mujeres apoyan a los violadores. Menos uno, los otros cinco culpables fueron condenados a muerte.

Anuncios
Anuncios

Pero Mukesh Singh, el conductor del autobús, concedió una entrevista a la BBC y dijo cosas terribles, rayanas en la demagogia y la superioridad masculina, cuando no en moralismos de telepredicador.

"Una mujer decente no sale después de las nueve de la noche. Los hombres y las mujeres no son iguales. Las mujeres sólo son para limpiar, no para salir y hacer cosas malas ni llevar vestidos malos. Sólo el 20 % de las mujeres [de la India] son decentes". Y acusa a Jyoti de su propia muerte, sin pudor, cuando no advierte que la condena a muerte de los acusados "no hará más que poner las cosas aún más peligrosas para las mujeres", y que, para que cuando otros hombres cometan otra violación, luego la matarán para que no hable.

El machismo de la sociedad hindú es demasiado arraigado para erradicarlo, y los hombres, si son acusados de violación, se ven a ellos mismos como las víctimas y los mártires.

Anuncios

Y poco les falta para acusarlas a ellas de "denuncias falsas", como en Occidente.

Lo peor es que la educación que ellos reciben es así, no sólo de sus padres, sino de sus madres, ya que creen que lo contrario (educarlos en la igualdad hombre-mujer) equivaldría a que ellas ya no podrían sentirse protegidas por los hombres. Es decir, que prefieren el "macho protector", incluso creen que tendrían que ser ellas quienes los protegiesen a ellos, algo que les da terror, al contrario que a las mujeres occidentales.

El CMCA (Movimiento de Niños para la Sensibilización Cívica) hizo una encuesta en 11 ciudades del país, la mayoría de chicos adolescentes acusan a las chicas de "vestirse y comportarse de manera provocativa", lo que según ellos provocarían crímenes como el de Jyoti. Lo peor es que un 52 % de chicas, aunque parezca increíble, piensan lo mismo. El director del CMCA, Manjunath Sadashiva, cree que "es necesario urgentemente inculcar valores ciudadanos a la joven población hindú, que no comprenden nada de los principios democráticos".

El cineasta británico Leslee Udwin ha hecho un documental sobre aquella violación para la BBC, incluyendo entrevistas a varios de los violadores, entre ellas la hecha a Mukesh Sing ya mencionada.

Anuncios

No obstante, aunque será emitido en pocos días, en la India ha sido prohibido por las autoridades, algo que apoyan las asociaciones pro-derechos de la mujer, que consideran un insulto a la memoria de Jyota la entrevista al conductor.