El Estado Islámico ha difundido un nuevo video que esta vez tiene como "protagonista" un niño. Un niño que aparentemente no tiene más de 10-12 años y que, vestido con un traje de camuflaje y con el rostro descubierto, con una pistola mata a un prisionero. Él sería el último verdugo de Isis. A lanzar la noticia fue Rita Katz, directora del Site, la organización que monitorea las actividades yihadistas en la web, que en Twitter ha publicado una serie de imágenes del vídeo.

El prisionero sería, de acuerdo con el Site, el joven palestino Mohammad Ismail, presunto espía israelí de unos veinte años. En las imágenes publicadas en Twitter se ve el niño que mata el supuesto espía y que tiene a su lado un militante, que lleva también el mismo uniforme de camuflaje.

Anuncios
Anuncios

Ante ellos el prisionero de rodillas, con el mono naranja bien conocido que los yihadistas hacen llevar a los prisioneros.

El niño pone la pistola en el cuello del prisionero para realizar la ejecución. En otro tweet se dice que el vídeo tiene un estilo similar al difundido para el piloto jordano. En el video se muestran también los nombres de otros presuntos agentes del Mossad y habría también de amenazas a los judíos y a los israelitas.

La veracidad del video tendrá que ser examinada por los expertos. No es la primera vez que los yihadistas utilizan los niños para amplificar el horror. Ya hace unos meses, un video mostraba otro niño, de unos 10 años, disparar a sangre fría a dos rehenes.

Tres personas declaradas culpables de sodomía y decapitados

La organización del Site en el día de ayer ha también difundido la noticia de otra ejecución del Estado Islámico.

Anuncios

Los yihadistas habrían decapitado tres personas declaradas culpables de sodomía por un tribunal islámico en la provincia iraquí de Ninawa, cerca de Mosul. Rita Katz ha publicado también cuatro fotos en twitter donde se ven los prisioneros con los ojos vendados y de rodillas en una plaza llena de gente, mientras que un verdugo levanta una cimitarra listo para golpear. #Terrorismo