Investigadores de una universidad de España descubrieron la evidencia más antigua que se conoce de cáncer de mama que data de finales de la VI dinastía faraónica (año 2.200 a.C).

Las autoridades egipcias informaron que los huesos de la mujer muestran un enorme deterioro por un agresivo cáncer de pecho. El Ministro de Antigüedades Mamdouh el-Damaty dijo que a través de estudios científicos se pudo determinar que los restos óseos de la mujer muestran un daño destructivo típico de la metástasis, es decir del daño provocado por la extensión de un cáncer.

No se habían encontrado muchos casos similares en los registros arqueológicos en comparación con otras enfermedades que se ha descubierto tienen millones de años afectando a los humanos.

Anuncios
Anuncios

Pero el hallazgo, junto con la evidencia reportada el año pasado por investigadores británicos de cáncer metastásico en un esqueleto de 3.000 años de antigüedad hallado en una tumba en el actual Sudán, sugiere que el cáncer en la anitgüedad se dio principalmente en el valle del Nilo.

El equipo antropológico de la Universidad de Jaén, dijo que la mujer egipcia era un aristócrata de Elefantina, la ciudad más austral del país y destacó que sus restos le cuentan al mundo que durante su enfermedad estuvo bien atendida y que recibió todos los cuidados que en esa época se otorgaban a un enfermo terminal, hasta el momento mismo de su muerte.

La medicina en el antiguo Egipto se enseñaba en las casas de la vida adjuntas a los templos. En ellas se realizaban los cuidados especiales a los enfermos y se formaba específicamente a médicos por medio de prácticas controladas por los sacerdotes, prácticas que luego aquellos ejercían con la clientela.

Anuncios

El conocimiento que tenemos sobre el tema proviene del contenido de diversos papiros: el papiro Edwin Smith donde se describen 8 casos de tumores o úlceras del cáncer que fueron tratados con cauterización, con una herramienta llamada "la orquilla de fuego". En el escrito dice que no existe tratamiento para la enfermedad.

Los restos óseos de esta mujer egipcia fueron descubiertos en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, al oeste de la ciudad sureña de Aswan, y en estos días se llevan a cabo las investigaciones necesarias para descubrir las posibles causas del cáncer y su propagación por los huesos, agrega el comunicado del Ministerio egipcio de Antigüedades. #Investigación científica