Los Estados Unidos han declarado que dentro de muy poco ya no tendrán dónde guardar tanto petróleo, en sus reservas estratégicas de crudo. Todo ello podría suponer un abaratamiento del precio de los carburantes.

La tendencia que ha estado utilizando en estas últimas semanas ha consistido en importan y producir petróleo suficiente como para que le sobren un millón de barriles diarios. Los excedentes se han ido acumulando en unos almacenes adaptados para ello y según declaraciones del Departamento de Energía de los Estados Unidos de Norteamérica, dichos almacenes tienen su capacidad al 80%, es decir, que si todo continúa con esta tendencia, hacia mediados del mes de abril ya no podrían almacenar más crudo. 

Todas las indicaciones hacer prever que todo ello podría provocar una tendencia a la baja sobre el precio de los carburantes fósiles. El precio del barril podría descender hasta los 20 dólares, ante el precio actual que ronda los 50. 


La respuesta de las empresas petrolíferas ante tal situación ha sido la de dejar de extraer petróleo hasta que las reservas vuelvan a una situación normal. Este escenario llevaría a pérdidas a dichas empresas. 


Los Estados Unidos han llevado una política de almacenamiento de crudo por diversas razones entre otras porque en este país sigue entrando petróleo desde el extranjero debido a las debilidades económicas de otros países del mundo que necesitan vender. Esto supone una calidad mejor que el crudo que es extrae de sus pozos. Ya que la mayoría del petróleo que se está produciendo es una variedad de crudo liviano, dulce, que muchas refinerías estadounidenses no pueden procesar. Y las empresas no pueden enviarlo al exterior porque hay leyes que restringen las exportaciones. 


Otra razón sería la de los inversionistas los cuales ganan mucho más dinero comprando el petróleo y almacenándolo, de este modo podrán introducirlo al mercado cuando aumente la demanda. 


En definitiva, la tendencia actual es que el precio del crudo seguirá bajando en los próximos meses como consecuencia de la abundancia de reservas que existen en la actualidad.