Nueva inquietante amenaza del Estado Islámico. En una página web de corte radical se han publicado los nombres, fotos y direcciones de 100 soldados estadounidenses que han tenido participación directa e indirecta en la preparación de operaciones anti-terrorista en Irak, Yemen y Siria; y que culminaron con la baja de numerosos objetivos radicales.

En dicha publicación se insta a todos los miembros y simpatizantes del EI que residen en Estados Unidos a acabar con la vida de todos ellos. El portal, haciendo alusión a la"Hacking ISIS Division", esgrime: "sacando la enorme cantidad de datos que tenemos de diferentes servidores y bases de datos, hemos decidido extender 100 direcciones para que nuestros hermanos de América puedan tratar con todos los infieles, y ahora que hemos hecho las cosas más fáciles al darle las direcciones, lo único que tienes que hacer es el paso final, ¿qué estás esperando?".

Tanto el Pentágono como el FBI han confirmado al periódico estadounidense que estaba al tanto de estas nuevas amenazas. De hecho, no se cree que la información fuera obtenida en violación de los sistemas informáticos militares del gobierno.

Sin embargo, la mayoría de la misma podría haber sido encontrada en los sitios de búsqueda de dirección y medios de comunicación social, como especifican fuentes gubernamentales, al alcance de la mayoría de ciudadanos.

Los nombres fueron extraídos de informes dados a conocer al público en relación con las operaciones de la lucha contra el #Terrorismo del EI. La lista ha incluido los nombres de los soldados apostados en los Estados Unidos o en otros lugares que no han tenido nada que ver con las operaciones anti-terroristas iniciadas el pasado verano.

Por ejemplo, se han incluido tripulaciones estacionadas en Louisiana o Dakota del Norte. Además, en la lista también hay varias mujeres, pero sus rostros se oscurecen. Una de las fotos parece haber sido tomada durante una reunión entre el Presidente Obama y los militares, por lo que la teoría de que usan los medios digitales para confeccionar la lista es bastante factible.

Está por ver cómo puede afectar esta situación a la defensa de las potencias occidentales. Como bien claro ha quedado, por desgracia, no solo militares son objeto de atentados terroristas, ni si quiera su propia población se salva a las feroces garras del islamismo radical.