El Estado Islámico, sigue haciendo de las suyas y sembrando el terror por aquellas tierras que pisa. La última hazaña del grupo terrorista yihadista, ha sido la conquista del territorio de Tatooine, en Tunez. Este lugar, es muy conocido por los amantes de la saga "Star Wars", ya que fue ahí, donde se rodaron muchas de las partes de las trepidantes películas de George Lucas.

Tunez, es sin duda el escenario preferido del director para rodar escenas de la película. Entre los emplazamientos, se encuentran la casa de Luke Skywalker y Obi Wan-Kenobi, el puerto de Mos Espa, con las calles de la ciudad, el café de Sebulba o la tienda de Watto.

Anuncios
Anuncios

Todos estos escenarios, se encuentran repartidos por el inmenso desierto tunecino, aunque a día de hoy, permanecen abandonados, ya que el rodaje de las películas finalizó. A pesar de ello, los lugareños supieron sacar provecho de las ruinas para organizar rutas turísticas, que sin duda, hasta el día de hoy han sido todo un éxito.

Los extremistas avanzan a pasos agigantados hacia el centro del país, para atravesar así, la frontera con Libia. Ante esta situación, el gobierno ha advertido a toda la ciudadanía de no viajar a la zona por el peligro que esto conllevaría.

Esperemos, que los yihadistas, tengan piedad y no destruyan las ruinas de Tatooine, aunque viendo lo que sucedió en el museo de Iraq, donde los extremistas destruyeron estatuas de más de 3000 años de antigüedad, no auguro un buen futuro para lo que fue la casa de Luke Skywalker.

Anuncios

Cabe recalcar, que el Estado Islámico ha amenazado con destruir todo patrimonio arqueológico que encuentre a su paso, incluyendo las pirámides de Egipto, consideradas como una de las siete maravillas del mundo. Otro gran hallazgo arqueológico que se encuentra en el punto de mira del EI, es la Ciudad de Petra, en Jordania, uno de los enclaves más visitados por miles de turistas al año.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo acabara toda esta oleada de asesinatos y de destrucción de patrimonio histórico por parte de los extremistas. Eso sí, nos estamos quedando sin pasado y a los gobiernos occidentales no parece preocuparles en exceso. #Roland Garros #Terrorismo