La homosexualidad es cada día vista con mayor naturalidad, pero como siempre pasa hay opiniones a favor o en contra. Normalmente todo suele acabar en debates o discusiones sobre si homosexualidad si o homosexualidad no.

En Estados Unidos como en otros tantos lugares siempre se ha debatido acerca de si ser homosexual es padecer una enfermedad o es una elección fruto de la naturaleza humana, al igual que hubo movimientos a favor del matrimonio entre gays ahora hay otro tipo de movimiento en contra de los homosexuales que esta causando una gran polémica, y es que se esta recogiendo firmas para legalizar el asesinatos de homosexuales.



Esta propuesta descabellada está a punto de ser votada en Referéndum en el Estado de California, el impulsor de esta ley es un abogado llamado Matt McLaughlin y la persona que se ha erigido para evitarlo es la fiscal general Kamala Harris.

Anuncios
Anuncios

En unas declaraciones a la prensa afirmo que "no solo amenaza la seguridad pública, sino que también a todas luces es inconstitucional, totalmente censurable y no tiene cabida en una sociedad civil".



La fiscal ha rogado, que se derroque esta propuesta y para ello ha recurrido a la Corte General del Estado de California. La propuesta encabezada por Matt McLaughlin recibe el nombre de Ley de Supresión de los Sodomitas, si esta ley fuera secundada por un mínimo de votos tendría que ser sometida a votación en un referéndum en el Estado de California.



Si esta ley llegara a ser aprobada en el referéndum daría la posibilidad a cualquier californiano de "si una persona que toca a otra del mismo sexo es para obtener gratificaciones sexuales debe morir de balazos en la cabeza o por cualquier otro método".


El texto de ley recoge que la sodomía es un crimen que Dios ha dado permiso para erradicar, dentro del texto de ley también aparece el destierro, penas de prisión y multas millonarias por hacer propaganda de la sodomía. Para iniciar esta propuesta Matt McLaughlin solo tuvo que pagar 200 dolares, ahora esta a la espera de recoger medio millón de firmas para someter la ley a referéndum.