Un grupo de psicopedagogos del Ministerio de #Educación y cultura ha publicado los resultados de una extensa investigación analizando la importancia de inculcar a los más jóvenes la aceptación de sus fracasos personales con naturalidad, sin estrés y desde una postura positiva. El estudio hace especial hincapié en el papel fundamental que desempeñan los padres, como figuras encargadas de enseñar a los hijos desde los primeros años de la infancia, que las frustraciones experimentadas a lo largo de la vida deberían ser igualmente valoradas y aceptadas con positivismo y bienestar; como si trataran de conquistas personales, puesto que el enfoque psicopedagógico concluye que la aceptación de los fracasos es, en realidad, la clave para alcanzar éxitos aún mayores en el futuro.

Anuncios
Anuncios

Las actuales generaciones de jóvenes forman parte de un nuevo modelo de enseñanza donde se fomenta la competitividad y el instinto de autosuperación desde edades muy tempranas, coincidiendo con el inicio de su formación en las aulas.

En ocasiones la estructura tan poco flexible del propio sistema educativo es la responsable de propiciar la marginación de aquellos alumnos que no tienen los mismos tiempos de aprendizaje que el resto de sus compañeros y quienes generalmente obtienen calificaciones insuficientes no destacan en ningún campo en concreto o son calificados por sus padres o profesores como 'casos de fracaso escolar'.

La palabra fracaso despierta en la sociedad un rechazo palpable ya desde la etapa como estudiantes, extendiéndose con los años a otros aspectos que afectan a las personas ya en una etapa más adulta como lo son el ámbito laboral, social, sentimental y emocional.

Anuncios

Inconscientemente el ser humano teme al error, al fallo, a la caída y a la frustración, no por lo que en sí significa el errar, el fallar, el caerse o el frustrarse en la vida; sino más bien por el miedo al rechazo social que cree que sufrirá por esa causa.

Para combatir estos prejuicios sociales y los miedos humanos a todo tipo de frustración personal, se debe promover una educación transmitida de padres a hijos, basada en la aceptación de que las metas no conseguidas, en lugar de ser un hecho trágico o vergonzoso, debería convertirse en una motivación interna que los encamine hacia un nuevo éxito futuro. #Niños