Partía con retraso, aunque ojalá nunca hubiera llegado a despegar. De esa manera, las casi 150 víctimas del accidente de avión de la compañía alemana Germanwings, en Francia, habrían salvado sus vidas. Hace escasas horas que han comenzado a conocerse los detalles del terrible suceso, pero ya se confirma que no hay supervivientes entre los pasajeros -al menos 45 de ellos eran españoles-, que iban a bordo de ese Airbus 320, que había salido por la mañana del aeropuerto del Prat, en Barcelona, rumbo a Düsseldorf.

Aunque despegó a las 10,00 no comenzó a haber problemas hasta poco antes de las 11, cuando se perdió la pista del avión. Descendió más de 10 kilómetros en apenas 8 minutos hasta quedar a una altura anorlamente baja de 5,000 pies, cuando emitió una señal de socorro y desapareció del radar. 

Las tareas de rescate están siendo complicadas, pues el punto donde se ha estrellado el avión, los Alpes de Alta Provenza, es un lugar de difícil acceso incluso empleando helicópteros.

Anuncios
Anuncios

Pero a pesar de los inconvenientes geográficos, ya han comenzado a recuperarse los primeros cuerpos de las víctimas, de las cuales se sabe que hay al menos 45 españoles, atendiendo a la procedencia de sus apellidos, aunque podrían ser aún más.

Entre los pasajeros se encuentraban también turistas que regresaban a su casa, familiares que viajaban a Alemania para visitar a sus hijos residentes en Düsseldorf, donde se calcula que viven miles de españoles, y gente de negocios. Tristemente, coincidía también con la vuelta a casa de un grupo de 16 escolares alemanes que habían venido a España de intercambio y que volvían a sus hogares. Se han facilitados números, uno español y otro alemán, para atender a todos los familiares, quienes también cuentan con un grupo de apoyo psicológico en la terminal del Prat, hasta donde muchos se han desplazado para tener noticias sobre el vuelo.

Anuncios



Posibles causantes

Se especula sobre los motivos que pudieron causar el accidente, apuntando principalmente a la nave o al piloto como posibles culpables. Sin embargo, aunque este avión era el más antiguo que se pilotaba en la compañía 'low cost', y aunque mucho apuntan que podría encontrarse en el final de su actividad comercial, descartan de momento que su antigüedad tenga relación con la catástrofe. En cuanto al piloto, se habla de él como un experimentado profesional con más de 6,000 horas de vuelo a sus espaldas.