China no se caracteriza por ser un país muy en línea con los objetivos del mundo occidental en cuanto a crecimiento sostenible, respeto por el medio ambiente, o defensa de los derechos humanos. De hecho, la capital, Pekín, con alta contaminación, cuenta con un gran número de personas sin hogar y sin asistencia alguna.

Sin embargo, en este caso no es noticia la corrupción de sus gobernantes. La terrorífica última tendencia de las nuevas generaciones chinas está dando mucho que hablar: la gente practica la venta de #Animales vivos sellados en bolsas de plástico y las bautiza como llaveros de "buena suerte". Lamentablemente, creen firmemente que quien más llaveros tenga, mejor suerte correrá.

Anuncios
Anuncios

El precio de este llavero ronda los dos euros, y los vendedores ambulantes campan a sus anchas en estaciones de tren, autobús o metro para vender a los más jóvenes estas bolsas que, en su mayoría, son fluorescentes, por lo que por la noche resultan llamativas. Es el ingrediente perfecto para el joven chino.

Como así se apunta, cada llavero contiene oxígeno cristalizado y los nutrientes suficientes para mantener vivos a los animales. Los pobres animales son peces de colores pequeños y jóvenes, o diminutas tortugas, arrancadas del seno de sus madres nada más nacer, justo cuando pueden introducirse en estas bolsas.

Como así afirman determinados vendedores, los animales pueden sobrevivir durante unos días en la bolsa. Una vez han agotado todo el oxígeno, fallecen. Peor podría ser incluso que se acabaran sus nutrientes.

Anuncios

No existe alternativa: o mueren de asfixia, o por no poderse alimentar. Inhumano.

Los grupos de defensa de animales chinos han condenado estos actos profiriendo adjetivos de "crueles" e "inhumanos" a quienes se hacen con estos llaveros.

Sin embargo, eso no ha impedido que las ventas de los llaveros en toda China. Son realmente populares entre los jóvenes que los ven como un accesorio de moda. Además, el Gobierno, más centrado en lograr el desarrollo insostenible del país, no parece importarle lo más absoluto que inocentes animales tengan que sufrir este trato tan degradante y cruel.