Aunque contradictorio con sus declaraciones de 2009, Benjamín Netanyahu (Tel Aviv, 1949) aseguró este lunes al portal de noticias NRG que, con él  a la cabeza del ejecutivo, "No habrá Estado Palestino".

Ante las recientes encuestas que ponen al partidario laborista Isaac Herzog por delante suya en intención de voto, Netanyahu ha optado por el viejo argumento de la seguridad nacional con el fin de conseguir su cuarto mandato, superando históricamente a Ben Gurion, padre del estado judío, y sobreponiéndose al avance en el Parlamento sionista de los partidos árabes, de izquierda y de centro.

"Los que quieren la creación de un Estado Palestino [...] abonan el terreno para los ataques de islamistas y extremistas contra el Estado de Israel".

Anuncios
Anuncios

Con estas declaraciones, Benjamín Netanyahu cerraba ayer una campaña plenamente centrada en el argumento de la seguridad de Israel como principal baza electoral.

Ante la posibilidad de alternancia en el gobierno con los laboristas, dicho argumento se convirtió en el mantra electoral del candidato tres veces presidente, pese a haber discordancias con otras declaraciones en 2009 del propio Netanyahu, donde se consideraba "partidario" de la solución de los "Dos Estados", en referencia al problema Israelí-Palestino.

La campaña del líder del Likud destaca por su descarado giro hacia la derecha conservadora del electorado semita, ondeando firmeza y poder frente a una izquierda (la oposición de la Unión Sionista) que él mismo define como "dispuesta a aceptar cualquier imposición".

Las declaraciones del Primer Ministro, sin embargo, no son demasiado inesperadas, pues ya endureció su discurso sobre Seguridad Nacional respecto a Irán y Palestina con su polémica aparición en el Congreso estadounidense, considerado en Israel como una cortina de humo ante el malestar social y un error diplomático para con su eterno aliado, EE.UU.

Anuncios

Si la crítica de Netanyahu a la oposición es de ser demasiado blanda y partidaria de la solución de los "Dos Estados", la oposición le devuelve el golpe. "No ha entendido que las cuestiones sociales priman ahora sobre la Seguridad", declara Yair Lapid, líder de Yesh Atid. 

Esta noche, Israel habrá decidido su futuro y el de Benjamín Netanyahu. Si vuelve a ganar las #Elecciones, los conservadores prolongarán por 4 años más los 14 que ya llevan ininterrumpidamente en el poder.

Si la coalición de centro-izquierda vence, la línea dura de Netanyahu respecto a la política exterior sionista en la región dejarán paso a otra, donde la resolución del sempiterno  Conflicto (que ahora vuelve a sufrir tensiones) podrá estar amparada por organismos internacionales como la ONU o la UE, y donde el diálogo que "Bibi" no quiso abrir, podrá tener lugar.