Después del juicio del pasado viernes en un tribunal de Lille, Dominique Strauss-Kahn, expresidente del FMI, puede respirar algo más tranquilo, pues todo indica que el caso se cerrará por falta de evidencias concluyentes, una vez que la mayor prueba en su contra son los testimonios de las meretrices. Por el contrario, él declaró en el juicio que no sabía que las chicas cobraban por esos servicios sexuales, en las doce orgías en París, Madrid, Bruselas y Washington DC en las que reconoció participar, así como que jamás pagó por esos actos.

Por ello, el 16 de febrero cinco de los seis demandantes civiles, entre los que se encontraban varias asociaciones de protección a la mujer, retiraron sus demandas.

Anuncios
Anuncios

El día siguiente, el fiscal Frédéric Fèvre dijo que "ni la investigación judicial ni el juicio determinaron que hubiesen pruebas de culpabilidad", razón por la que la Fiscalía pide la absolución del expresidente.

Los magistrados afirmaron que las prácticas sexuales de Strauss-Kahn demostraron que sabía que sus socios eran prostitutas. Así, el tribunal fue llevado a un terreno que el juez Bernard Lemaire quería evitar, esto es, conocer cada detalle escabroso de las orgías en las que Strauss-Kahn participó. Según la principal víctima y testigo, conocida como "Jade", el expresidente se escapaba cuando podía de sus actos oficiales y familiares para participar en orgías, fiestas y camas redondas. Es reseñable que dos de las meretrices abandonaron la acusación particular. Aunque en Francia la prostitución no es delito, si lo es promoverla u obtener beneficios de ella.

Anuncios

Junto a Strauss-Kahn, que podría ser castigado con una pena de 10 años de prisión y una multa de casi dos millones de dólares por proxenetismo, quedan como coacusados 14 personas, a los que también se les acusa de organizar dichas orgías a cambio de una compensación económica.

La Corte Correccional de Lille ha impuesto a Strauss-Kahn una fianza de 100.000 euros para que pueda ir a declarar a Nueva York, ante un Tribunal del Bronx, por el caso de la camarera que le denunció por agresión sexual en el hotel Sofitel, en el cual parece que también quedará absuelto por falta de pruebas.