La corrupción y la violencia brutal y creciente de la secta islamista radical Boko Haram, han hecho retrasar las #Elecciones presidenciales y legislativas en Nigeria. Se posponen del 14 de febrero, fecha en la que estaban en un principio previstas, al próximo 28 de marzo. Así lo ha comunicado la Comisión Electoral Nacional Independiente de Nigeria (INEC).

Los motivos obvios son por seguridad. 

En los comicios, el actual presidente del país, primera potencia económica del continente africano, Goodluck Jonathan, se enfrentará para su reelección con el líder de la coalición opositora, el general Muhammadu Buhari que presidió el país en los años ochenta.

Llevar a cabo unas elecciones en estos momentos en los que el ejercito está volcado en el noroeste del país, no proporcionaría a la población la seguridad necesaria, y eso conllevaría una gran responsabilidad. 

También se ha decidido retrasar las elecciones a gobernadores y al Senado nigeriano del 28 de febrero al 11 de abril. Con este aplazamiento, la Comisión Electoral Nacional Independiente de Nigeria o INEC (siglas de su traducción al inglés), tendrá tiempo suficiente para ingeniar como llevar a cabo unas elecciones pacíficas, libres y justas según afirma Attahiru Jega, presidente de la INEC. La situación actual de Nigeria está pasando por graves momentos por la presión ejercida violentamente de la creciente secta islamista radical Boko Haram. Esta violencia brutal y creciente ha causado en los dos últimos años miles de muertes.

El anuncio de este cambio de fechas en las elecciones, se ha comunicado tras las conversaciones llevadas a cabo por la Comisión Electoral, las comisiones electorales de los 36 estados, partidos políticos y grupos de la sociedad civil, donde en un principio algunos no estaban de acuerdo con este aplazamiento. De momento, ya se preparan protestas en contra de dicho aplazamiento, pues el presidente Goodluck Jonathan y su PDP ven esto como una manera de ganar tiempo, según difundió la agencia DPA. Por su parte, Estados Unidos, ha criticado esta decisión del gobierno nigeriano de llevar a cabo, este retraso de fechas electorales. Por otro lado, desde Londres Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz a sus 17 años, ha pedido hacer más esfuerzos por liberar a las niñas que fueron secuestradas de una escuela en Nigeria hace ya 300 días por Boko Haram. Ahora solo queda esperar que la estrategía que lleve a cabo la INEC, cumpla su cometido de que estas elecciones sean pacíficas y justas.