A Cristina Kirchner se le ha puesto el panorama oscuro, hoy ha sido imputada por el caso que denunciaba el ya fallecido Fiscal Alberto Nisman, por encubrir presuntamente a terroristas iraníes que estaban imputados por el atentado con un coche bomba a un Centro judío en 1994 en la capital Argentina.

Como todos recordarán, cuatro días antes de que se le encontrara muerto, el fiscal Nisman había denunciado a la presidenta Argentina y fue el Fiscal Federal Gerardo Pollicita quién tomó la decisión de continuar con la denuncia e imputarla, después de un estudio minucioso de la presentación del fiscal fallecido de 300 páginas y así continuar con el procedimiento judicial.

Anuncios
Anuncios

Para el fiscal Pollicita según relata en el procedimiento, el gobierno argentino había sido cómplice supuestamente de encubrimiento, caso en el que también están siendo imputados el ministro de Exteriores y Culto de la Nación de aquel entonces Héctor Timerman, el ex Fiscal Federal Héctor Luis Yrimia, el diputado Andrés Larroque y algunos dirigentes más a los que se les acusa de no colaborar con las actuaciones judiciales, encubrimiento por favorecimiento personal agravado y el no cumplimiento de sus funciones como empleados públicos.

Todos los imputados estuvieron recibiendo órdenes de Cristina que eran ejecutadas por Timerman para tratar de encubrir a los iraníes y así beneficiarse de la venta de petróleo a más bajo coste desde Teherán. El caso que estaba siendo investigado por el Fiscal Nisman puso de manifiesto cómo las autoridades argentinas obstaculizaron las investigaciones del atentado terrorista más grande cometido en Argentina y en el que fallecieron 85 personas y hubo 300 heridos.

Anuncios

La Interpol dictó ordenes de captura contra cinco ciudadanos iraníes que fueron protegidos por Kirchner y que desvió supuestamente la investigación. El 14 de enero, el fallecido Alberto presentó una denuncia porque estaba convencido, a través de pruebas que manejaba, de que existía un plan destinado a que los hechos quedaran en la más absoluta impunidad.

Ahora la Sra. Fernández de Kirchner deberá dar cuenta ante la justicia y junto con ella todos los funcionarios antes mencionados para que aclaren los hechos y se pueda hacer justicia a los fallecidos y heridos en el atentado, para lo cual el Fiscal Nisman solicitaba el embargo de los bienes de manera preventiva por la cantidad de 19,7 millones de euros. Solo esperamos a que sea la justicia Argentina la que ponga las cosas en su sitio y aclare los acontecimientos.