La conocida como "Ley Macron", por Emmanuel Macron, Ministro de Economía francés del #Gobierno del franco-catalán Manuel Valls, que quiere hacer reformas laborales y económicas profundas y polémicas en Francia, con medidas incluidas referentes al despido, que fue aprobada por el Ejecutivo aprovechando el artículo 49, apartado 3 (desde ahora conocido en Francia como el 49-3), que permite aprobar determinadas Leyes sin necesidad de debatirlas y aprobarlas en la Asamblea Nacional (Parlamento), provocó una moción de censura por parte de la derecha moderada, los partidos UMP (el de Sarkozy) y UDI.

Dicho acto de la moción de censura, como es habitual, tuvo larguísimos discursos de la oposición, del Primer Ministro Valls y del resto de grupos, y como hemos visto siempre, discursos apasionados (también teatrales y exagerados) plenos de palabras impactantes, para llegar a lo que se esperaba: la moción fue derrotada por la mayoría absoluta del Partido Socialista.

Anuncios
Anuncios

Los votos a favor de ella fueron los 198 diputados de UMP, 23 de UDI (no todos votaron), una diputada del Grupo Ecologista, 6 del Grupo de Izquierda Demócrata y Republicana, y 6 no inscritos. En contra, los 289 diputados del PS. Ahora, la Ley Macron tendrá que ir al Senado.

Después del resultado, claro está, cada político o grupo lo vio como quería. Manuel Valls se felicitó en su Twitter: "¡Nada detiene el Movimiento de la Reforma!" Christian Jacob, del UMP, catastrofista: "El 49-3 es el arma que utilizan los débiles. Y ustedes son débiles, porque su balance es catastrófico", y acusó a Valls de estar obsesionado no con reformar, "sino para construir vuestra imagen personal". Y como era de esperar, exigió al Presidente François Hollande disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones.

Anuncios

El Grupo UDI no se quedó atrás en su profecía agorera: "Éste quinquenito [el de la Presidencia de Hollande] se paró el Martes a las 16'25 horas". En su Twitter, califican su apoyo a la moción de censura como "Un acto de fe en Francia". El socialista Richard Ferrand salió en defensa del Gobierno y criticó lo que decían UMP y UDI.

Pero el PS tiene un aliado, el Grupo Radical (comunista), cuyo Presidente Roger-Gérard Schwartzenburg dijo: "Nosotros renovamos nuestra confianza en el Gobierno, para continuar luchando por el progreso y la defensa de los valores republicanos. (…) Los tiempos no están para divergencias, aunque sean legítimas". Los ecologistas (EELV) dijeron "No votaremos esta moción de censura que no lleva a ninguna parte". No obstante, como dijimos antes, parte de los diputados de izquierda votaron a favor de la moción, y hubieran deseado lanzar una "Moción de la Izquierda", cosa que no pudieron hacer por falta de apoyos. Entre ellos, está este Twitter del PCF: "Hay que retirar este texto indigesto, en el fondo y en la forma". Y como pasa en estos actos, en cada partido sale el irónico que lleva todo a su terreno.

Anuncios

"Después de esto, difícil es darnos lecciones morales 'de izquierdas' a lo largo de la jornada", dijo Guillaume Garot, ex Ministro con el PS.

Aparte, la vida política sigue, y pese al fortalecimiento de la imagen pública de Hollande y Valls después de su firmeza y eficacia cuando lo del Charlie Hebdo, nuevas encuestas vaticinan que el FN tendrá un 29 % de los votos en la primera vuelta de las elecciones regionales del mes que viene, aunque empatado con UMP.