Según han comentado varios medios, la Tokyo Electric Power Company (TEPCO)  ha informado este lunes sobre una posible fuga al mar de agua altamente radiactiva proveniente de la central Fukushima.

El pasado domingo 22, la alarma de seguridad de Fukushima se activó al detectar un nivel de radiación fuera de lo normal en uno de los canales  de drenaje, encargado de evacuar agua descontaminada al mar.

Según Yomiuri, un diario japones, el nivel de radiación del agua era 70 veces mayor de lo habitual, detectando una emisión de rayos beta que alcanzo los 7.230 becquereles por litro,descendiendo con el paso del tiempo paulatinamente aunque siguen siendo alarmantes.

Anuncios
Anuncios



Aún no se saben las causas exactas del accidente,aunque la empresa asegura estar trabajando en ello para dar una explicación lo antes posible.Lo que sí aseguran es que el sistema de evacuación de agua fue cerrado completamente como medida de protección.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) mostró ya recientemente su preocupación debido a la poca fiabilidad de las grandes y numerosas cisternas donde se almacenaba toda esa agua contaminada.

La compañia TEPCO es la encargada de vigilar los más de 1.000 depósitos utilizados para enfriar los reactores,y que debido a la proximidad con dichos reactores, acaba por absorber mucha de su radiación.

Dos sistemas instalados en el complejo permiten descontaminar esa agua para poder verterla al mar sin peligro alguno,por eso no se entiende como pudo llegar agua tan altamente contaminada al conducto de vertido por el que debía circular agua limpia.

Anuncios



TEPCO ahora mismo, trabaja en la construcción de una barrera de hielo alrededor de la planta y de los reactores para asilar la zona e impedir el flujo de aguas marinas,evitando que posibles aguas contaminadas acaben por expandirse por el océano.

La accidentada central que parece aún no recuperarse del todo de los daños sufridos el 11 de marzo de 2011, por aquel devastador seísmo, sigue dando problemas al país nipón que la desarrolló y que la convirtió después de Chernobil en el peor accidente de la historia.